domingo, 25 de julio de 2010

Definitivamente no estoy mal

Como la gente que me conoce sabe, yo no soy muy fan de ir a bares, antros, o todo ese tipo de cosas.
Simplemente me parece absurdo.

En primera, esos lugares te obligan a disfrazarte de Abercrombie.
Después, un tipo todo ñero y pendejo se para en la puerta, y juzga tu valor como persona. Si después de un rato decide que eres lo suficientemente "bueno", entonces te deja pasar.
Una vez que estás adentro, tienes el enorme privilegio de convivir con gente de hueva y pendeja, escuchando música tremendamente mala, y pagando 10 veces el precio justo de una copa mal servida.

Claro, la mayoría de la gente va alegando que quiere "ligar".
Meh.
La idea de conocer a una niña hueca, vacía y estúpida (requerimiento para disfrutar esos lugares) no me llama. Pasar toda la noche tratando de impresionarla con historias exageradas y comprando su atención con tragos piteros no es mi idea de romance, thankyouverymuch.

Anyway, back to my story.

A pesar de mi intenso repudio por esos lugares, de vez en cuando me encuentro a mí mismo en uno de ellos.
Mi historia tiene lugar en uno de esos lugares, en realidad.

Era una noche húmeda y fría. Todo estaba tranquilo en la apestosa ciudad de México.

Nuestro protagonista, un apuesto muchacho ojiverde, mentaba madres a diestra y siniestra, maldiciendo su suerte.
Resulta que ese día, yo tenía que ir a un estúpido bar-antro, porque era el cumpleaños de una amiga, y como ya le había puesto miles de pretextos en el pasado, llegó el punto en el que simplemente no podía escapar a sus llamados.
Estúpida humanidad que te obliga a seguir etiquetas sociales.

Adelantemos el relato a cuando ya estaba adentro del bar-antro, que no será nombrado para mantener el aire de anonimato que tanto me gusta.

Música electrónica sonaba en el aire. Odio la música electrónica: me desespera después de 30 segundos, y toda es igual.

Obviamente, yo estaba que me cargaba la chingada. Mi amiga estaba muy contenta.
De repente odio tener amigas tontas.

Me levanté de la mesa, porque ya estaba hasta la madre de estar ahí sentado, conviviendo con gente que no me interesa.
Tranquilamente y sin prisa (porque estaba atrapado ahí de todos modos) me dirigí hacia la barra.
Necesitaba pedir un trago, de esos que vienen en copa toda adornada, y te hacen sentir totalmente gay mientras los sostienes en la mano.
Hey, esos tragos son deliciosos, déjenme en paz.

Cuando llegué a la barra, recordé otra cosa que odio de esos lugares: la barra.
Por alguna razón, siempre hay como 300 personas pidiendo tragos a gritos, y esperando a que los atiendan.
Tienes que esperar un rato bastante largo, para que el bar se digne a violarte con sus precios.
Fuck.

En fin, me resigné. De todos modos, era eso, o regresar a la mesa llena de gente de hueva.

Mientras estaba ahí, esperando tranquilamente entre un montón de pendejos pidiendo Jager bombs (seriously gente, no impresionan a nadie); llegó una chica linda y se paró junto a mí. Ella también iba a esperar su trago.

La miré con toda la discreción que me caracteriza (y que suele estar en números negativos). No estaba nada fea.
Era ligeramente hipster, pero al menos se veía diferente al 98% de la gente de ese lugar.

La conversación empezó en forma bastante cotidiana; ambos nos quejamos de lo molesto que era tener que esperar a que te atendieran.
Pasamos los siguientes 20 minutos platicando. Era una chica bastante cool.
Teníamos muchas cosas en común, nos dedicábamos más o menos a lo mismo, odiábamos a la gente, no era nada tonta, etcétera etcétera.
En fin, estar con ella era una mejor alternativa que regresar con mi amiga y su gente de hueva; así que me quedé ahí.

De repente, ella dijo algo que le partió la madre al momento:
"Bueno, ¿y entonces me vas a invitar un trago o qué?"

Fuck me in the ass and call me Hugh Hefner; todo había valido madres.
"Ja, yo no le invito tragos a gente que acabo de conocer... es como... política de la empresa; perdón", le contesté.

Ella puso cara de asco, como si yo la hubiera insultado o algo así; y me empezó a interrogar.
¡¿Por qué?!
¿Por qué no le iba a pagar un trago?, ¿acaso estaba loco?, ¿cuál era mi problema?

Traté de explicárselo a ella, y trataré de explicárselos a ustedes, lectores imaginarios. Sinceramente, no creo estar tan mal en mi lógica.

Todo es cuestión de respeto por mí mismo.
Ir a bares es algo que de por sí no me gusta; pero cuando voy, está chido conocer a alguien. A alguien ligeramente diferente a la mayoría de la gente que va, quiero decir.

Aún así, no soy de las personas que van tratando de conseguir a alguien con quien acostarse. Dirán lo que quieran de mí, pero tengo estándares.

Si te comprara un trago, estaría cayendo en un juego que no quiero jugar. Tú pretenderías que existe la posibilidad de dejarme entrar en tus pantalones, y yo pretendería que no te considero una persona fácil de comprar.
Pero seriously, si con un poco de alcohol estás dispuesta a acostarte conmigo, ¿qué dice eso de ti y de mí?

Ahora, una cosa sería si yo hubiera ofrecido comprarte un trago, el cual tú tienes todo el derecho de aceptar sin que se infiera nada; pero en este caso, TÚ estabas pidiéndome un trago. Pidiéndomelo directamente y sin rodeos. Eso me hace pensar que todo se reduce a una simple transacción de alcohol = posible sexo.
No gracias, cariño, no fumo.

Eres una chica linda, que además, se sabe linda. Cuando vas a un lugar de estos, seguro no faltan un montón de tipos que estén más que dispuestos a comprarte un trago. Bien por ti.
Si ellos son tan tontos como para creer que la llave a tu corazón es un vaso de vodka con jugo de arándano, entonces tú tienes todo el derecho de aceptarlo y aprovechar las ventajas que te dio la vida.
Ahora, es insultante para mi dignidad como persona el hecho de que tú me consideres igual de douchebag que el resto de la gente que está perreando erráticamente en la pista de baile.

Se supone que llevamos un buen rato platicando de cosas interesantes, yo asumí que para este momento, tú no pensarías que soy igual de idiota que la gente Abercrombie. Aparentemente me equivoqué.
Además, entre toda la plática, los dos comentamos que somos más pobres que un indigente, y que tenemos muchísimas deudas. ¿Qué te hace pensar que yo saltaría a la primera oportunidad de gastarme 80 pesos en un trago que ni siquiera voy a beber yo?
¿Por qué no ofreciste comprarme un trago tú a mí?

Don't get me wrong, no es que crea que la caballerosidad ha muerto: con todo gusto podría abrirte una puerta, cederte mi asiento, o levantarme cuando entres a un cuarto; pero hay una enorme diferencia entre caballerosidad y gente aprovechada.

Además, por alguna razón te tomaste mi negación a agregar tu bebida a mi cuenta como un insulto personal.
Hiciste todo un drama por algo que no lo merecía. Qué hueva.

En fin.

Todavía, como un último recurso por hacerme sentir mal, me dijo: "Qué mal plan, tenías chance de acostarte conmigo, pero lo acabas de perder"

La miré desdeñosamente y le dije "Meh, de todos modos tú no tenías chance de acostarte conmigo. Yo no me acuesto con gente que acabo de conocer, es como... política de la empresa; perdón"

Pfft, la juventud de hoy en día...

29 comentarios:

Vain¡lla dijo...

Bien dicho.

Sigue yendo a esos lugares, seguramente un día te encuentras a Bruno comprándole un trago al Sanka.

Ninja Peruano dijo...

Descanse en paz.
Sanka, digo, porque Bruno era un completo idiota.

Vain¡lla dijo...

Tan idiota, que el día que se muera (ojalá que pronto) se reunirá con Sanka en el cielo de los perritos.

Ninja Peruano dijo...

"Uy, está lleno de perros, ¡qué increíble!"

Zorro de Terciopelo dijo...

I totally agree.
*clap, clap, clap*

Ninja Peruano dijo...

Gracias, gracias.

M A M B A dijo...

Yo en esas circunstancias si se lo hubiera invitado porque de todas formas no tomo, y si iba a gastar en la bebida, pues mejor que ella la consumiera.

Aunque seguro le hubiera parecido muy raro que yo no tomara nada, así que de todas formas no hubiera ocurrido nada más.

No importa, ni me gustan esos sitios.

Romel dijo...

Hace unos diez años no visitaba esos lugares, incluso opinaba muy parecido a ti.
Ahora los visito socialmente, cuando nos ponemos de acuerdo algunos amigos para compartir unos momentos.
Coincido en que te encuentras mucha gente tonta, pero también hay algunos inteligentes que caen en esos lugares.
Y tienes razón, mucha gente va a ligar a esos lugares.
En fin, me gustó tu post, me mantuvo intersado en la lectura hasta el final, cosa un poquito difícil, y que cuando un post tiene más de 5 párrafos, casi siempre lo dejo a la mitad.
Saludos

allizzia dijo...

Jamás he ido y jamás iré a uno de esos lugares.

Oh wait... tengo que arreglar un par de cosas para el año que entra, no vaya a ser que alguien inteligente me arruine bien y bonito el plan.

Ademas, ¿Pedir tragos? Chale.

Ninja Peruano dijo...

Mamba: Si no tomas, no tiene caso ir, ja.

Romel: Muchas gracias, todos los cumplidos se agradecen.

Allizzia: Puedes hacer que alguien los pida por ti, ja.

DÆMOИ dijo...

Awesome Ninja!

Jajaja me encantó la frase de "Es política de la empresa"

Priceless.

Janus dijo...

He reido mucho con tu relato. Todo lo que has dicho es completamente cierto. Lo más divertido del asunto es que te haya recalcado las posibilidades que tenías de encamarla si le hubieras comprado el trago. Como dices, esta juventud está completamente perdida. Fue la mejor forma de no gastar 80 pesos.

Ninja Peruano dijo...

Daemon; Es que es una empresa muy compleja.

Janus: Aparentemente, se valora bastante bajo.
Yo valgo 450 pesos, mínimo, ja.

Anónimo dijo...

eres puto, jejeje, te gusta la verga, jejeje

Anónimo dijo...

a bueno y de acuerdo en casi todo lo que escribiste. es de idiotas pretender ser algo que no se es.

bueno volviendo al asunto, eres puto, jejeje, te gusta la verga, jejeje

Ninja Peruano dijo...

Sí, la segunda vez fue más graciosa.

Diana dijo...

es para aplaudirse lo que hiciste..

Y la verdad quedó más en verguenza la tipa que tu..

Eres un caballero.

Saludos!

STELLA dijo...

Se hubiera ahorrado tu choro si hubiera sido directa

"Hola, la verdad estoy buscando a alguien que me compre un trago y que sea tan lindo que al tenerle que pagar con sexo no me sienta tan asquerosamente P..ta y tu pareces ser el indicado"

pff eniwei cheers! Date una vuelta por el blog, lo desempolve y se ve mas bonito :D

Ninja Peruano dijo...

Diana: Yo sé, alguien debería construirme una estatua...

Stella: Me daré la vuelta, sólo porque prometiste que no habría polvo.

Olivia dijo...

Con esto me queda claro que definitivamente no eres pinche, mugres

Ninja Peruano dijo...

Claro que no; soy un amor, pensé que ya lo tenías claro, con todo eso del payaso asesino, ja.

Covadonga dijo...

Que asco!! Por tu culpa voy a tener pesadillas... No tolero a ese tipo de personas, porque creas o no, tambien hay hombres asi!

Yo por eso si tengo ganas de tomar voy a lugares a los que pueda pagar lo que sea que me de la gana ingerir (como el Frida ;) jaja

Quien es Bruno? Por que le invitaria un trago a alguien que se llama como el que sale en Jamaica bajo cero?? Jaja

Existe el cielo de los perritos? Pueden entrar a un bar antro?

Yo quiero saber a quien idiotean! Jaja

Lo siento, esta madre no quiere poner acentos hoy... Tiene voluntad propia.

Ninja Peruano dijo...

Tendrías que preguntarle a su ex-novia... ahem.

Andrea dijo...

Yo jamas me he encontrado un ninja en un antro, la verdad antes no me molestaba TANTO ir, ahora, que mi mejor amigo gana dinero por invitar gente, me veo en la absoluta necesidad de rechazar sus invitaciones.

Sobre todo después de una mala experiencia en Querétaro: llegó un ojiverde y un morenoscuro al antro de moda, iban juntos. Adivina a cuál no dejaron pasar. Ugh, por qué a la gente le gusta ser humillada por un gorila?

Eso de "la cadena" es de los más nefastos recuerdos de mi secundaria.

Covadonga dijo...

Ajá... muy misterioso...
Pero la ex novia (si es quien creo que es) no está en calidad de platicarlo. Platícame tu!

Ninja Peruano dijo...

Andrea: Creo que todos hemos pasado por malas cadenas... pinches gorilas.

Cova: Va que va, pero no por aquí. Hay chelas en el refri, ja.

la jesz dijo...

Oraleee que mujer tan loca, te pide un trago y te reclama que porque no se lo compras??? Que mal plan...chida decepción que te nos llevaste ninjita.

»»®ĶΔβẳŋ™«« dijo...

¡Exacto, ya no pueden reconocer a un caballero cuando lo tienen en frente!

... dijo...

Me mataste con tu frase de que ella no tenia oportunidad de acostarse contigo haha, si tan poco se valora como para acostarse con alguien por 80 pesos ya me imagino que hara con una botella... que triste y que asco para los chavos que si caen, despues de haber pasado por varios quien sabe si tenia alguna enfermedad.