jueves, 31 de diciembre de 2015

Un segundo al día por un año... again

Como tal vez algunos de ustedes sepan, en el 2014 hice un experimento en el que grabé un segundo de video diario y al final de año los junté todos para hacer un solo video que representara todo lo que viví en 365 días.
Quedó tan chulo de bonito que decidí repetirlo en el 2015, and here we are. Some of us I mean, it's not like here we ALL are, because we'd need a bigger place and rent can be quite expensive these days, ennaw?

Este año fue transicional (lo cual rima con sensacional y con extrasensorial... y supongo que con Sangría Señorial) pero definitivamente fue interesante.
Hubo altibajos, como en todos los años, pero fue un año bastante awesome a fin de cuentas.

Anyway, sin más preámbulos (porque estoy crudo as fuck y tengo sólo unas cuantas horas para recuperarme y volver a tomar para estar igual de crudo mañana; rinse and repeat...) aquí está mi 2015.

Enjoy, motherfuckers.

- So that's why you keep playing with your camera?
- Well, that's because I'm a tourist, but yeah, kinda.
- Am I gonna be in any of your seconds?
- I don't know. Do you want to be?
- Yeah... or no... no, I don't think so...
- Oh?
- Well... this has all been so... magical. I think photos and videos would ruin the memories of something that will forever be perfect if we just let it be.
- Wow... I... I hadn't even thought of that...
- See? I'm beautiful AND smart!
- That you are. That, you, are.
- But you'll still remember me, even if I'm not on your video, right?
- Hey, how could I ever forget?
- We'll always have Paris?
- I was trying to avoid the most clichéd quote in the world, but yeah, we'll always have Paris.
- Breathe, believe?
- Breathe, believe. Always and forever.

jueves, 15 de octubre de 2015

Despedida temporal

Queridos lectores imaginarios:

Como tal vez algunos de ustedes sepan (y los que no, shame on you) me voy de viaje a Europa.

¿Qué significa esto?
Que no voy a poder escribir nada en este blog por un par de meses.

But worry not (psht, yeah, as if you're worried, amirite guys?) porque llevo un cuaderno bien chingón que me compré porque soy un ñoñazo y planeo escribir en él todos los días.
Eventualmente cuando regrese (si es que regreso vivo), voy a transcribir algunas de las cosas de mi súper cuaderno chingón y las publicaré aquí, lo cual además me servirá para no tener que pensar en cosas originales que poner en este blog.
Win-win for everyone.

En fin; adiós y así.

Porfa no rompan nada mientras no estoy. Te estoy hablando a ti, Joselo.

Gossip Girl Petrelli

lunes, 5 de octubre de 2015

Monday or Tuesday

It dawned on her just as she was placing those final three dots on the piece of paper.

Funny thing is, sometimes what seems like a scribbled napkin to a stranger passing by, can actually be a love letter, a heartfelt confession or a cry for help. 
I'm pretty sure we've all been there, but don't quote me on that. 

She briefly thought about wiping her tears, but she shook her head and decided to wear them proudly as she walked down the street. 
She gathered her few belongings and hastily reapplied her Ruby Woo lipstick, which she was sure matched beautifly with the moment even though it contrasted with her running mascara. Waterproof is just a word that gets tossed around in the advertisement industry, after all.

When the waiter wished her a good day, she just nodded in silence. She didn't say "you too" because sarcasm is one of those things that you seem to lose when you feel lost yourself.

For some reason her own footsteps sounded awkward to her, as if she had suddenly forgotten how to walk. I mean, yeah, it was as simple as putting one foot ahead of the other and she knew that. Rinse and repeat.

As she started to muster these thoughts, she became dangerously self aware. How could she forget how to walk if it was as simple as breathing?
"Oh God, but what about breathing?", she thought in a pang of sudden panic.
Funny thing is, when you're consciously breathing, you begin to worry about inhaling too much or exhaling too little; and before you know it you're sweating and panicked about your heartbeats and about how awkward your tongue just sits there in your mouth like a motherfucker.

She stood in the middle of the street and decided to just stop -being-, even if only for a few seconds. She closed her eyes.
"Have you tried turning it off and then turning it back on?", said every tech guy in the universe.
Funny thing is, it worked.

She flashed a quick smile to no one in particular and continued walking.
"Anxiety attack" is an ugly term when you think of it; she much preferred "Unexpected self-inflicted sabotage of the feelings". 

Reaching for her purse she found a pair of vintage Ray Bans and put them over her baby blues, still thinking about that piece of paper. 
Surely by now it'd have flown with the wind, hitting some unsuspecting stranger in the face; maybe even a couple of young lovers holding hands to numb the pain, gripping tightly to something that they'd never own.

"I'm not a bad man", she heard him say over and over again.
She tried to lock him out as she walked down the street, but so far she was having as much luck as a blind busker trying to earn his living drawing caricatures.

You know how sometimes you think to yourself how the breeze is real nice today but after a couple of songs on your iPod you're now chilly and wish you had listened to every mom in history and put on a sweater? 
Well, right now, while rubbing her own arms for warmth, she certainly wished she'd have listened to hers.

The sound of the not-so-distant waves brought her back to reality. "Getting close, 'atta girl", she mumbled.
Funny thing is, when she woke up today, a trip to the beach was the last thing on her mind.

Her Jimmy Choos were not as comfortable as their price tag would have you believe, so she took them off. The feeling of sand between her toes was strangely off-putting.

A jolt of nostalgia ran through her body all of a sudden.
If she had to assign it a color, blue would definitely have been it. Clichés are clichés for a reason.

What was the name of that sticky candy she liked so much as a kid? 
"Salt water taffy", she heard herself say.
Yeah, that was it. God, she hadn't had one of those in forever.

She didn't know for how long she just stood there, watching the water come and go; wishing she could be more like the sea foam and less like everything she had ever been.

"Well, here goes nothing", she thought to herself while taking her first steps into the sea.
Funny thing is, we always think our parting thoughts will be all deep and meaningful and moving; and not "God damn, this water's cold as fuck"

Meanwhile, on the other side of town, some napkin was just laying on the floor; crumbled, filthy and unread.

"I don't think two people could have been happier than we have been..."

Funny thing is, she never even was that big of a Virginia Woolf fan.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Consejos para viajar por Europa

En algo así como mes y medio me voy a ir a viajar por Europa.
¿Por qué? Porque puedo.

Básicamente voy a mandar al diablo todo en mi vida y me voy a ir a conocer el primer mundo, donde la gente es bella, la arquitectura hermosa y todo es mejor y más brillante que en este país platanero.

El plan es irme un par de meses a viajar a la aventura, con mi mochila al hombro y quedándome en hostales y en los sillones de gente de buena voluntad; porque tal vez sea guapo, pero no soy tan rico como quisiera (aunque delicioso sí)

Estoy tremendamente emocionado por este viaje y creo que es algo que voy a poder hacer sólo una vez en la vida en este plan de fuck life, let's sleep on the park tonight and let's eat whatever I can get for half and euro tomorrow.

Como es de esperarse, me estoy apoyando mucho en mis amigos que ya han ido para que me den sus consejos de viaje y me pasen un poquito de su experiencia; para así poder sobrevivir más tiempo y en condiciones menos homeless.

Pero hoy me topé con algo maravilloso: 
Una amiga mía se enteró de mi viaje y se sintió ligeramente ofendida de que no le hubiera pedido sus consejos, ya que ella se considera una experta en viajar por Europa.

Cuando me dijo eso, quise contestarle "Perdón, sé que no te pedí tus consejos, pero es porque sólo has ido una vez, y fue en uno de esos tours de 2 semanas que las agencias de viajes le venden a la gente que sólo conoce la palabra Europa porque rima con Ropa y creen que ir de shopping y a la torre Eiffel ya es equivalente a haber vivido en un pueblo de Estonia por 5 años"

Sin embargo, decidí que era un choro muy largo, así que nada más le dije "Vas, hit me"

Estos, lectores imaginarios, son los brillantes consejos que ella me proporcionó, y que ahora tengo el placer de compartir con ustedes:


- "Uy, ¿te vas 2 meses? Es súper poquito tiempo, ¿no? Bueno, te da así como tiempo de conocer lo básico y lo más turístico"

- "Pues mira, si quieres conocer las cosas más chidas y no solo las turísticas y famosas, vete a un hotel grande; porque afuera siempre hay tours y te llevan a conocer la verdadera vida local"

- "Es que 2 meses no es nada... ni siquiera te daría tiempo de conocer bien un solo país como España. Por cierto, en España se come súper. Yo comí en un restaurant junto a mi hotel de Barcelona, pero no me acuerdo el nombre. Eran hamburguesas tipo McDonald's"

- "Piensa bien lo que quieres conocer, para que conozcas lo que te interesa"

- "También piensa bien lo que vas a llevar para que lleves lo necesario"

- "En Europa llueve más que aquí. Piensa en llevarte un paraguas"

- "Si te vas a quedar en hostales, reserva desde aquí, porque allá creo que no te aceptan sin reservación"

- "Lleva una mochila para guardar tus cosas. No te separes de ella. Siempre sé precavido."

- "En Londres está la como calle esa que sale en una canción de los Beatles. ¿A lo mejor te da tiempo de conocerla?"

- "¿Tienes zapatos cómodos? En Europa necesitas zapatos cómodos"

- "No sé decirte si te conviene comprarte los pases de tren porque yo ya tenía todo mi transporte arreglado desde aquí. Deberías tener tu transporte arreglado desde aquí"

- "Lleva medicinas. O sea, piensa en las medicinas que necesites y llévalas"

- "Trata de comer 3 veces al día. Ya si no te alcanza, pues mínimo 2"

- "Creo que algunos hostales tienen lugares para lavar tu ropa. Úsalos para tener ropa limpia"

- "Conoce gente. Siempre es importante conocer gente"

- "Si quieres ir a la torre Eiffel, creo que ahí mismo puedes comprar boletos, pero deberías hacerle como yo y comprarlo desde aquí con la agencia de viaje"

- "¿Estonia? No, no conozco... pero no debe de ser tan importante porque entonces lo conocería"

- "No, espera, creo que Estonia está en África, por eso no lo conozco"

- "Holanda es bonito. En Amsterdam te puedes drogar. Si te quieres drogar, considera ir a Amsterdam"

- "¿Oye, y por qué nada más te vas 2 meses? ¿Por qué no te vas como 6 para conocer bien?"

- "Es más, si te puedes quedar allá, deberías"

- "¿Sabes qué deberías de haber hecho? Comprar un tour en vez de irte de mochilazo. En los tours conoces más"

- "¿Y ya sabes qué vas a hacer cuando se te peguen pulgas en los hostales? Digo, allá hay farmacias. Supongo que ahí venden algo para las pulgas"

- "¿Quieres consejos de lugares de shopping? Tengo muchos"

- "Mi consejo más importante es: Diviértete. Si ya te vas a ir hasta allá y nomás tienes 2 meses para disfrutarlo, entonces disfrútalo lo más que puedas"

Después de esta maravillosa plática de cerca de 40 minutos en la que lo único más útil que sus consejos hubiera sido encontrar una forma de volarme los sesos para dejar de escucharla, me despedí con un simple "Va, gracias"

¿Por qué le dije esto?
Porque "A ver, reina, los 15 días que pasaste allá (de los cuales, por cierto, decidiste utilizar la mitad en los centros comerciales que te recomendaba el guía que contrató tu agencia de viajes) no te convierten en la reina de Europa, pero no te quiero decir nada porque me da miedo que en serio creas que existe una reina de Europa" hubiera sido un desperdicio.

Pero bueno, si alguno vez viajo a Los Angeles, ahora sé que puedo pedirle consejos a ella, porque las 4 horas que pasó allá, sentada en el aeropuerto esperando su vuelo conector, seguro la convierte en la máxima autoridad de toda la cultura gringa-latina.

God, I hate my friends sometimes...

martes, 25 de agosto de 2015


Con una lágrima en sus ojos, recogió lo que quedaba de amor en ese par de muñecos cansados y vencidos. Los tocó con cariño y desempolvó esa esencia que él mismo les había regalado hacía 52 años; 52 años perfectos que los muñecos pasaron juntos, pero que hoy habían terminado.
Una triste sonrisa recorrió su rostro mientras tomaba la mano de los muñecos y las unía por última vez, abandonando el cuarto de la pareja que ahora dormiría tranquila, eternamente agradecida por ese regalo que él les había dado un martes lluvioso de otoño y que por un tiempo le había hecho creer que por fin había creado algo que duraría por siempre; aunque, como siempre, “por siempre” no había sido más que un par de segundos para él.

Desde que tenía memoria, había existido sólo para tratar de hacer felices a los demás, regalándoles a las personas un poco de aquello que él era; y aunque no recordaba cómo había empezado todo, a menudo le gustaba decir que todo comenzó la primera vez que un hombre y una mujer se miraron de frente, a los ojos, y se abrazaron ya para siempre.

A lo largo de sus eternos años aquí, había tocado la vida de incontables personas, dándola una chispa de luz a ojos antes nublados y siendo el padre de millones de mariposas con la molesta costumbre de vivir en los estómagos y de provocar manos húmedas y lenguas necias con cada aleteo de sus invisibles alas.
Miles de poemas, canciones y sonetos habían sido compuestos en su honor, y nadie jamás habría sido capaz de contar las horas de sueños a plena luz del día que él había logrado evocar en la mente de hombres y mujeres que lo alababan con cada suspiro y cada latido a destiempo.

Tantos logros y tanta gloria habría sido suficiente para cualquier mortal: sociedades enteras le rendirían tributo eterno y constante; y aunque su nombre se pronunciara diferente en cada lengua de la humanidad; su rostro siempre sería el mismo.
Sin embargo, él jamás había conocido la felicidad. Ni siquiera por un segundo, ni siquiera por un instante. Estaba condenado a estar solo.

Estaba condenado a existir solo por toda la eternidad, dándoles a los demás un poco de aquello que él era, no como un premio ni como un regalo, sino como una forma de dejar de ser. De desprenderse poco a poco de una existencia eterna en la que no conocería a nadie como él; a nadie que lo acompañara ni que lo comprendiera.

Estaba destinado a entregarse a cada pareja joven, a darle significado a la vida de los hombres afortunados y de las mujeres hermosas; pero también estaba destinado a ver cómo esas parejas jóvenes se marchitaban con los años.
Algunas veces su esencia le era devuelta cuando las pasiones eran demasiado para los humanos y no sabían qué hacer con tanto de él.
Algunas otras veces, las mejores, su esencia regresaba después de muchos años de vidas compartidas y felices; cuando simplemente los cuerpos dejaban de necesitarlo como dejaban de necesitar el aire.
Sin embargo, había ocasiones en las que sólo regresaba a él la mitad de lo que había entregado; y entonces sabía que sólo una de las dos personas involucradas podría volver a conocer la felicidad, mientras que él sería el responsable de que la otra mitad muriera en vida, o viviera en muerte.

Estaba destinado a ver el tiempo pasar mientras cada una de sus creaciones, concebidas con tanto esmero y cariño, dejaba de existir y se convertía en tan sólo un vago recuerdo que pronto se esfumaría en el aire.

Y él, seguiría ahí, entregándose con una esperanza de niño en cada pareja de manos que juntaba cálidamente, esperando, ahora sí, ser parte de algo que durara por siempre; aunque, como siempre, “por siempre” no sería más que un par de segundos para él...

martes, 18 de agosto de 2015

I find it funny

This one time, when I was a kid, I was walking down the street with an ice cream cone. Being the clumsy big-headed kid that I was, I tripped and dropped it.
My dad saw it all happen and immediately bought me a new one. I was so busy smiling and being happy that I dropped it again.

This other time, I was getting off the car to go to school. It was REALLY early because I had to get there earlier so I could rehearse for a stupid play they made me lead.
Somehow I ended up falling asleep in the 2 seconds it took me to get off the car, so I fell on my face right there on the curb.

I once had this breath spray and was trying to use it. I ended up miscalculating and spraying my eyes.
It stung like a motherfucker, but they were minty-fresh for the rest of the day.

I stutter so much because I happen to lose my train of thought constantly. Call it ADD or call it being a dumbass, but I like to call it a regular day in the life.

My toes are permanently fucked up because I keep banging them into things that haven't been moved in forever. You'd think that I'd have learnt my lesson by now, but you'd be wrong.

I'm constantly tripping, stumbling, dropping things and fumbling whatever happens to be in my hands.
The 5 second rule is my bread and butter, and the floor always ends up getting the best part of my meals cause my pulse is horrible and I can't hold a fork for my life.

Even though I love bunk beds so much, I could never sleep on the top one, because even if it's one of my dreams (which means I'm setting the bar real low for my dreams), I'd fall constantly. At least that's what has happened every single time I've tried it.

I drool when I sleep. I snore, trash and kick.
I constantly make annoying noises and clear my throat. I'm a pain in the ass to sleep next to.

I love chinese food buffets even though I'm not particulary fond of chinese people.
It's a contradiction and a constant fight between my brain and my stomach.

Once I thought I was in the line for the bathroom; and I was, but it was the girl's bathroom. To this very day, I have no idea how I never realized I was the only man there, or how I didn't notice the staring until I got to the door and it all dawned on me.
I still peed. It was glorious.

Back in junior high I was in the basketball team.
I quit not because I sucked (which I did), but because having people seeing my pale legs in short shorts 3 times a week was more than my teenage self-steem could handle.

Sometimes, when I'm feeling really down for no particular reason, I like to tell myself it's because there must be some escaped Dementors in the area.

I have no idea where anything is located in Central or South America.
I can't name our 32 states, let alone find them in a map; but I can name more than 32 types of beer off the top of my head, so at least there's that, right?

When I'm at random parties meeting random people sometimes I like to tell them I have cancer and only have a few months left to live just to see them squirm and get real uncomfortable. (But hey, we're here to have fun, right? Cheers!)

There are times when I write my deepest secrets on little pieces of paper and leave them in random books of a bookstore.

Back when I used to work in this place that I hated, I got the flu and I felt like dying. I only went to work that day so I could lick all the forks in the lunch room because I hated everyone there.

When I was a kid, my grandma used to take me to the church 'round the corner when there was a wedding so we could criticize the bride and the guests together. She'd buy me cotton candy afterwards. It was my favorite way of bonding with her.

Sometimes I like to wear sunglasses just so people can't see my eyes.
I like to choose who gets to see them because I'm this narcissistic fuck who thinks his eyes are so special that they only deserve to be shared with special people.

Christmas was the only day of the year I loved some of my cousins and uncles. Now they don't even get that, because I'm done playing Santa.

I've had an imaginary friend ever since I was a kid. I still talk to him every now and then, even though he stopped replying when I was 5.

If, when I die, I find out there's a heaven, I can't be certain which of the people I've shared my life with will be part of that heaven, but I sure know I'll be spending eternity with all the pets I've had.

According to my Facebook, I had over 100 friends in my high school, which makes me wonder why I felt so lonely back then.

The few times I've gone to the gym, I always play this game where I get on the treadmill and pretend I'm David Hasselhoff on Baywatch. 

I've never told you this before, but I learnt how to say "I love you" in sign language because I was terrified that if I became a mute for some reason, I wasn't gonna be able to tell you how I felt.

Why am I telling you all of this?
Because I want you to know me. All of me. Every story, every memory, every fact and every dream.

Because I'm clumsy, dumb, selfish and a mess; and for the longest time, I'd look at myself in the mirror and think "Who could ever love this?"
And then you happened.
You happened in my life, and now I wouldn't have it any other way.
I still have so much more to say to you, and I can't wait to tell you everything.

Because it's you.
It makes no difference where we end up living, because you're my home.

miércoles, 5 de agosto de 2015


En esta vida, hay muchas cosas que nos pasan porque nos esforzamos en conseguirlas, hay muchas otras que nos llegan sin que las busquemos, y hay todavía más que nos llegan sin que siquiera podamos entender de dónde vinieron y por qué aparecieron de la nada en un martes o jueves cualquiera y nos cambiaron para siempre.

Pero creo sinceramente que las cosas que más nos marcan, son aquellas que casi nos pasaron, pero al final no...

Cuando era niño, casi me fui con un señor que me llamó en un parque y me prometió juguetes; pero mi mamá llegó justo a tiempo para impedir que me regalaran un muñeco de Superman que estaba en ese coche azul cuya marca no recuerdo.

Casi le confieso amor eterno a mi mejor amiga, sin saber que el amor eterno de una persona de 13 años no dura más que un par de tardes llenas de lágrimas.

Casi me atropella una ambulancia por tratar de cruzar una calle con los ojos cerrados, probando de una vez por todas que nací sin poderes psíquicos.

Casi le pongo seguro a la puerta, casi no me hubieran encontrado.

Casi tiro a la basura ese ramo de rosas que cargué por toda la noche colonial, hasta que vi tus ojos viéndome y decidí que ese ramo te pertenecía.
Casi desearía haber corrido hacia el otro lado antes de que tuvieras la oportunidad tirar el ramo tú solita.

Casi me pongo los pantalones que tenían mi bolsita con marihuana el día que me paró el policía para revisar si todo estaba en orden.

Casi me detuve en la luz roja. Casi libro a ese microbús.

Casi decidí quedarme en mi casa aquella tarde lluviosa. Casi me evité conocer a la persona que me causaría más alegría y más daño en todo el mundo.

Casi me rindo antes de encontrarla. Casi no logro tirar mis paredes. Casi la detengo de salir a bailar con su mejor amigo. Casi me siento tonto de no haberme dado cuenta de lo que pasaba entre ellos.

Casi apagué mi celular antes de mandar ese "te extraño y no puedo vivir sin ti", el cual ahora suena tan ridículo como cuando un niño está aprendiendo a hablar y le dice tigre a un gato cualquiera.

Casi me escapé de mi casa para ir a perseguirla a Querétaro, hasta que la puerta hizo más ruido del que esperaba y mi papá me preguntó a dónde iba.
Casi me pierdo esa cena en el Sanborns con mis papás, en la cual pedí enchiladas y después regresé a dormir en una cama calientita, en vez de en un camión húmedo.

Casi decidí quedarme a estudiar en vez de irme a la playa. Todavía me pregunto qué hubiera pasado si hubiera decidido pasar mi examen en vez de estar en ese mar con las olas que me dejaron casi vivo.

Casi hubiera podido jurar que "vaho" era la palabra que más odiaba en el mundo, hasta que descubrí la palabra "adiós"

Y todavía, tantos años y tantos "casi" después, hay veces en las que se me olvida que siempre va a haber cosas que simplemente no pasan; y hay días en los que casi pienso que puedo volar.
Hasta que recuerdo que tú pensabas lo mismo, y casi te detuviste antes de hacerme esa promesa.

viernes, 10 de julio de 2015

Happy anniversary

Pasó otro año y aquí estoy otra vez, pensando si te haría gracia que te comprara un pastel y dejara un gorrito de fiesta en una silla vacía.

¿Feliz aniversario, supongo?
Nunca he sabido si usar la palabra feliz sea correcto, pero sé que es lo que tú hubieras querido que dijera.

Otro año sin ti, and what a year it was.
Me encantaría que estuvieras aquí para ver en lo que me he convertido.

Te extraño, y te voy a seguir extrañando cada día de mi vida.
En especial cada vez que me encuentre una pluma blanca, demasiado perfecta para ser de pájaro.

Felices 12 años, Cristina.

lunes, 6 de julio de 2015


"Todos en este mundo tenemos el potencial de enamorarnos cientos de veces. Es fácil.

La primera vez que me enamoré, fue de esta niña, Claudia.
Teníamos 11 años y la conocí en mis clases de natación. Hablábamos de caricaturas y recuerdo que tenía los dientes un poco grandes, como una ardilla bonita.

La última vez que me enamore probablemente será de alguien a quien no he conocido todavía. Todas las veces cuentan, cada una de ellas.

Sin embargo hay ciertas personas a quienes amas y que hacen algo más: definen lo que conoces como amor y lo que sientes cuando te enamoras.
Éstas son las personas más importantes de tu vida y vas a conocer a 3 ó 4 en un periodo de 80 años.

Pero existe todavía un nivel más alto: siempre existe una persona de la cual te enamoras y se convierte en LA definición.
Casi siempre ocurre en retrospectiva, pero siempre pasa; eventualmente.

Ésta es la persona que sin que te des cuenta define las características que vas a amar en los demás, aunque algunas de esas cualidades sean destructivas y poco razonables.
Es la persona con la que vas a recordar haber tenido conversaciones que nunca ocurrieron y haber vivido momentos que en realidad no pasaron.

Esto es porque la persona que encarna tu definición personal del amor realmente no existe.
La persona es real y los sentimientos son reales; pero tú creas el contexto y el contexto lo es todo.

La persona que define lo que entiendes como amor no es inherentemente distinta a los demás, y muchas veces es sencillamente la primera persona que apareció cuando en serio en serio querías amar a alguien.
Pero de todas formas, esa persona gana.

Esa persona gana y tú pierdes, porque por el resto de tu vida va a controlar cómo te sientes respecto a tus siguientes parejas."

jueves, 14 de mayo de 2015

De despedidas y pastos más verdes

Every new beginning comes from some other beginning's end...

Mientras estoy sentado aquí, escribiendo esto, descubro que es un día muy extraño para mí, porque justo hoy se cumplen 2 años de que empecé a trabajar en TV Azteca, y hoy es el día en que entregué mi credencial y firmé mi baja, porque ya era hora de un cambio.

Recuerdo perfectamente que hace un par de años estaba hablando con mi entonces novia y le contaba que ya no era feliz en mi trabajo.

"¿Qué vas a hacer?", me preguntó ella y le dije que no estaba seguro, pero que toda mi vida he vivido bajo la filosofía de que yo me iba a quedar en un lugar mientras sintiera que ahí es donde tenía que estar. y que en esos momentos sentía que tenía que estar en otro lado.

Como caído del cielo, y como muchas veces he tenido la suerte de que me pase, a los pocos días me habló un gran amigo y me dijo que en Azteca estaban buscando un escritor de comedia, y que le gustaría que yo fuera a hablar con su productor.

Me puse un poco nervioso, porque aunque toda mi vida había escrito, siempre lo había hecho como un hobby y nunca como algo profesional. Sea como sea, fuí a hablar con el productor porque a pesar de ser un cliché tremendo, pienso que las cosas pasan por algo.

Fuí a Azteca, todo salió mejor de lo que había esperado y me hicieron una oferta.

Mis ganas de dejar mi trabajo anterior hicieron que ni siquiera tuviera que pensarlo dos veces y acepté en ese momento.
Jamás imaginé que ese día, un 14 de mayo, fuera a ser un parteaguas en mi vida.

Entre emoción, nervios e incertidumbre; empecé mis primeros días como escritor de un programa llamado Deberían Estar Trabajando, donde pasé una de las etapas más divertidas de mi vida.

Todos los días era como regresar a la prepa, donde iba más a jugar que a trabajar. Fue en esos meses que por fin entendí por qué existía gente que no odiaba su trabajo, y aunque nunca me puse a pensar si quería dedicarme a eso toda mi vida, sabía que al menos estaba en el lugar donde tenía que estar, y planeaba quedarme mientras se sintiera correcto.

Al poco tiempo de empezado el programa, el productor tuvo un par de pleitos y de problemas (entre ellos, que la boca le apestaba a ano) y lo corrieron (aunque no creo que haya sido por su aliento de ano).

En ese momento tuve miedo, porque aunque el productor y yo no éramos precisamente amigos, me gustaba demasiado mi trabajo y no quería que se acabara el programa.
Mi amigo el que me metió a Azteca me dijo que no me preocupara, que el hecho de que corrieran a ese güey era lo mejor que nos podía pasar. And boy, he was SO right.

En menos de 3 días nos llamaron a una junta para presentarnos a nuestro nuevo productor, el cual obviamente iba a meter consigo a todo un nuevo equipo de trabajo, pero decidió conservar a los escritores porque no la habíamos cagado demasiado hasta el momento. My momma would've been so proud.

En ese momento yo no lo sabía, pero ese productor y ese nuevo equipo se iban a convertir en personas que marcarían mi vida para siempre.

Los siguientes meses fueron una chingonería, en los que aparte de escribir acabé teniendo mi propia sección en el programa, cumpliendo uno de mis sueños de toda la vida: salir ebrio en televisión nacional (más veces de las que me gustaría presumir, by the way)

Cada día era un juego y yo no quería que esos días se acabaran nunca.
Lamentablemente, esos días terminaron.

Un día de finales de noviembre, mi productor nos llamó a todos para una junta de emergencia y nos dijo que Deberían Estar Trabajando acababa de ser cancelado y que salíamos del aire el 31 de diciembre.

Ese mes fue uno muy triste y lleno de incertidumbre. Nunca me habían corrido de un trabajo, y aunque técnicamente no me estaban corriendo, it certainly felt like it.

Mi productor nos llamó a unos cuantos y nos dijo que tratáramos de no estar tristes, porque tenía un proyecto increíble que iba a empezar en un par de meses, y que si podíamos aguantar hasta entonces, nos quería en ese proyecto porque éramos su familia.
Entre abrazos agridulces y esperanzas inciertas, nos despedimos y nos deseó un feliz año.

Justo por esas fechas yo pasé por una etapa bastante difícil en mi vida personal, porque corté con mi novia de más de 3 años, y aunque ahora lo veo como una exageración, en ese momento estar desempleado NO era algo bueno, porque me daba demasiado tiempo para darle vuelta a las cosas.

Un par de meses después, mi productor nos llamó a una reunión en su casa y nos explicó de qué se trataba su nuevo proyecto. Se llamaba El Hormiguero e iba a ser uno de los programas más importantes de Azteca. Nos dijo que iba a ser una cantidad estúpida de trabajo y de estrés, pero que le encantaría que estuviéramos con él.

Evidentemente, la mayoría de nosotros aceptó y empezamos a trabajar en la pre-producción.

No nos había mentido: era un trabajo MUY demandante, pero en ese momento yo agradecía cualquier oportunidad de distraerme y de dejar de pensar en pendejadas, así que estaba feliz de pasar todo el día en Azteca con gente a la que quería un chingo y con la cual me divertía horrores.

Después de ocho semanas de pre-producción y nervios, El Hormiguero salió al aire.
Pocas veces en mi vida me había sentido tan orgulloso de algo. En esos momentos, estaba en mi trabajo perfecto.

Éramos como una gran familia en la que cada día era ir a echar desmadre, a pasarla increíble y a hacer algo que amábamos.
Conocí personas increíbles que en menos de un año se convirtieron en gente sin la cual ya no imagino mi vida.

Ahorita, con un poquito de distancia, puedo ver hacia atrás y darme cuenta de que esos primeros meses de El Hormiguero fueron una de las etapas más increíbles de mi vida.

El programa estaba saliendo de poca madre y nos hacía sentir que todo nuestro trabajo valía la pena. Esos días laborales de 12 horas valían la pena. Esos fines de semana en grabación valían la pena.

Era estúpidamente cansado, pero todos los días me iba a acostar con una sonrisa en la boca porque estaba viviendo cosas que no hubiera podido vivir en ningún otro trabajo.

Sin embargo, poco a poco el estrés y el cansancio empezó a afectarnos.

Algunas personas empezaron a irse porque los tiempos de tele eran demasiado demandantes y no las estaban dejando tener una vida.
Hubo momentos en los que yo también sentí que no podía más. Había días en los que pasaba más de 20 horas en el canal y nada más llegaba a mi casa a bañarme y cambiarme de ropa para después regresar a Azteca.

Lo extraño era que a pesar de todo no me importaba porque yo era feliz.

Recuerdo que un día estaba sentado en Azteca, tomando café con una de mis mejores amigas, contándole de cómo acababa de cortar con una morra con la que había salido por unas semanas.

"¿Y por qué cortaron?"
"Porque me decía que nunca tenía tiempo para ella"
"Y pues sí... ¿no?"
"Pues sí; no tengo tiempo para nada. No tengo tiempo ni para estar enfermo y me estoy muriendo de gripa"
"Pero tiene cierto punto, es como la segunda chava con la que cortas por lo mismo, ¿no?"
"Ajá, pero ahorita mi trabajo es mi prioridad, y tienen que entender eso..."

But was that all there is to life?

Esa conversación me pegó y me hizo pensar.
Era el trabajo de mis sueños, pero a lo mejor le estaba dedicando demasiado tiempo y necesitaba empezar a enfocarme un poco más en mi vida personal.

Lamentablemente, tenía tanto trabajo que mi epifanía se me olvidó y tuve que regresar a trabajar.
Estaba durmiendo menos de 4 horas por noche y mi sentido común estaba más perdido que los 43 de Ayotzinapa (que por cierto, en ese momento todavía no estaban perdidos; seguían en el pueblo perdido de Ayotzinapa)

Mandé mis dudas a la parte de atrás de mi cabeza y seguí como si nada. Lo hermoso de no tener tiempo para pensar es que pues... no tienes tiempo para pensar, lo cual hace mucho más fácil vivir.

Al fin y al cabo era feliz, así que le dije a mi amiga "Pues no sé qué pase después, pero voy a estar aquí mientras sienta que aquí es donde tengo que estar."

Fair enough, fuck the police.

Yo creo que mi epifanía no fue la única, porque en esos meses más y más gente empezó a renunciar para buscar trabajos que les dieran chance de salir, de tener vida social, de dormir, de comer; de ser normales.
De los que empezamos el proyecto desde el mero principio, cada vez íbamos quedando menos.

El final de la primera temporada fue una bendición, porque en esos momentos yo estaba seguro de que no me faltaba mucho para averiguar si una persona era físicamente capaz de morir por falta de sueño.

Nunca en la vida había tenido ojeras tan marcadas como en esos días.

Un mes después, cuando regresamos a trabajar, me enteré de que a dos de mis mejores amigos les habían ofrecido otros trabajos que les convenían más, y de que los iban a aceptar.

Creo que fue ahí cuando realmente empecé a darle vueltas a la idea de irme a algún otro trabajo.

Y esa idea me siguió dando vueltas en la cabeza, hasta que hace menos de un mes estaba hablando con mi ahora novia y ese tema salió a la conversación.

"¿Qué vas a hacer?", me preguntó ella y le dije que no estaba seguro, pero que toda mi vida he vivido bajo la filosofía de que yo me iba a quedar en un lugar mientras sintiera que ahí es donde tenía que estar, y que en esos momentos empezaba a sentír que tenía que estar en otro lado.

Y por alguna extraña razón que seguro algunas personas achacarían a alguna conspiración cósmica, pero que yo considero vil coincidencia; justo en esos días me contactaron un par de amigos que habían trabajado en El Hormiguero y me hicieron un par de ofertas de trabajo.

Si fuera otra persona, diría que Dios me quiere mucho; pero como soy yo, voy a decir que Dios me ama.

Y eso me lleva hasta este momento, lectores imaginarios.

La semana pasada acepté una de esas ofertas, para una empresa que conozco muy bien y que me ofrece algo increíblemente interesante.
Fast forward to this moment, en el que estoy regresando a mi casa después de haber ido a Azteca por última vez para entregar mi credencial y firmar mi baja.

Estoy muy nervioso y muy emocionado, pero me voy feliz y con la cabeza en alto.
Me voy a mis tiempos y en mi momento.
Me voy sabiendo que dí todo lo que podía dar y que aprendí todo lo que tenía que aprender.

Dejo atrás a gente increíble, pero no me queda ni la menor duda de que los voy a seguir viendo, porque son mis amigos de verdad, y los quiero más de lo que se imaginan.

Todos los días agradezco inmensamente esa llamada que recibí hace dos años, y que me invitó a una gran compañía que me cambió la vida.

Si de algo estoy seguro después de estos dos años tan intensos, es que en mi lecho de muerte voy a escuchar la cancioncita de El Hormiguero, porque no existe forma humana en la que los que trabajamos ahí podamos olvidarla después de las treinta millones de veces que la hemos escuchado.

Gracias Azteca.
Gracias por estos dos años.
Gracias por tanto y por todo.

domingo, 15 de marzo de 2015

Of rain and heights

"C'mon, you can do it!", I said to you while the moon aligned itself with the neon lights.
You looked so pretty I wanted to scream.

"I... I'll try, ok?"
"Do or do not, there is no try", I replied while hoping you'd find my nerdness adorable. Your smile let me know you did, and I sighed with relief.

I looked forward into the darkness. 
As we kept rising slowly, I realized this was becoming one of the best nights I could remember.
You held my hand and I noticed yours was cold. I felt a little bit of guilt as I remembered how you had told me you were afraid of heights. 
And yet, there you were, right by my side.

I turned to you, and you were smiling nervously.

"Are you ready?"
"I... I think so..."

I smiled as I held your hand. This was it.
The rain started to hit our faces as we plunged down into that which we couldn't see.

And even though this wasn't our first time, it certainly felt like it. 
It felt like a first time in many different ways.

"Was it as bad as you thought?", I asked a couple of minutes later when I noticed your hand was still trembling a little bit.
"It was worse... but I had fun", you shot back with the most beautiful smile I had seen in a long long time.

"I really really like you. You know that, don't you?"
"Yeah. I really really like you too"

And with that, we started to walk under the lights of a carousel that might as well had been in Paris while the rain was still hitting out faces.
And right then and there, I was happy.

martes, 3 de febrero de 2015

De ser profesor

Hace poco, me encontraba yo comiendo con mi Noséquésomos, (¿novia?, ¿amiga?, ¿ex-novia?, ¿le-preguntaría-pero-odiamos-los-títulos?, ¿me-aguanta-y-eso-es-más-que-suficiente?, ¿it's-like-we-totally-love-each-other-but-we-don't-wanna-say-it-'cause-like-oh-my-god-the-same-thing-happened-to-Becky-and-now-she's-like-a-single-mom-you-guys?) cuando de pronto sonó mi teléfono.
Ella se burló de mi tono de celular (si me estás leyendo, fuck you, es un GRAN tono) y yo contesté, ignorándola, como hago con toda la gente que no sabe apreciar la belleza de una joya de ringtone.

Era un amigo ofreciéndome trabajo de profesor en una universidad de renombre (la cual no mencionaré, para que pueda seguir teniendo renombre a pesar de ofrecerle trabajo a gente como yo). Le dije a mi amigo que gracias y que iba a pensarlo.
Después de colgar, Noséquésomos me preguntó que qué pedo ('cause she's lovely and well-spoken like that) y le conté. Lo curioso era que esa oferta era la segunda así que me habían hecho en poco tiempo.

"¿Profesor?, ¿tú?", me preguntó ella.
"Mmhmm", asentí con la boca llena.
"¿Tú?", volvió a decir.
"Sí, yo", le aseguré, limpiándome la boca.
"Really?, ¡¿TÚ?!", preguntó, por tercera vez, hiriendo un poco mis sentimientos (si me estás leyendo, fuck you, podría ser profesor si quisiera)

Y es que aparentemente es difícil creer que yo puedo ser alguien que forme la mente de las generaciones futuras.

"¿Es difícil creer que yo puedo ser alguien que forme la mente de las generaciones futuras?", inquirí.
"No... no difícil. Me da un chingo de miedo, pero no es difícil"

Noséquésomos me preguntó si iba a aceptar el trabajo, y le dije que honestamente no creía, porque qué hueva lidiar con adolescentes y con gente pretenciosa de la generación que usa hashtags para TODO.

No sé si podría darle clase a personas cuya respuesta a "¿Por qué carajo te estás tomando una selfie mientras estoy hablando?" fuera "Ash, o sea, mega lol con su tipo berrinche, profi, qué oso que le esté dando una #Embolia de coraje a la mitad del #DíaAnahuac #SorryNotSorry #ThanksObama #SelfieStickMil"

"¡Pero piensa en las posibilidades!", me dijo Noséquésomos
"Elabora", dije para distraerla y que no se diera cuenta de que estaba viendo la carta de postres, mandando al diablo la dieta macrobiótica-mamadora que ella había decidido íbamos a compartir (si me estás leyendo, fuck you, nunca accedí a comer lo que tú comieras; soy un adulto y mi mamá dice que puedo tomar mis propias decisiones)

"Ajá. Si tú fueras su profesor, tendrías que calificar sus exámenes y leer sus ensayos"
"Creo que estás confundiendo posibilidades con responsabilidades...", le contesté
"Pero podrías hacer como... un torneo de estupidez, o algo"
"Elabora", le dije mientras ojeaba un pastel de queso con Oreo (si me estás leyendo, fuck you, las Lors NO son lo mismo que las Oreo)

"Cada clase podrías hacer preguntas difíciles y hacer como un torneo de las respuestas más tontas. Las 10 mejores del día ganan un punto, y son compartidas con el resto de la clase"
"¿Como slut-shaming pero... stupid-shaming?", pregunté.
"Exacto, y el ganador del mes se lleva un premio"
"¡¿Un premio como tener que usar uno desos sombreros con orejas de burro?!, ¡¿como en las caricaturas?!"
"Umm... yo pensaba en reprobarlo, pero sí, supongo que podrías hacer que usara uno desos somb---"
"IT MUST BE DONE!", grité. (Excepto que no grité, sólo lo dije en voz ligeramente más alta que la normal; pero pensé que ahorita era buen momento para exagerar)

Poco después llegó el mesero y pedí el pastel, lo cual hizo que el tema cambiara de "Juegos crueles que puedes jugar con tus estudiantes" a "¿Por qué chingados estás pidiendo un postre?, ¿no habíamos quedado en que íbamos a comer más sano?, nunca me pones atención, ¿verdad?"

Lo importante de todo esto, lectores imaginarios, es que aprendí una lección muy importante: si yo fuera mi propio estudiante, la respuesta que di a la pregunta del postre haría que tuviera que usar uno desos sombreros con orejas de burro... como en las caricaturas.

jueves, 15 de enero de 2015


Le compras lirios porque las rosas son muy cliché.
Ella odia los lirios porque le recuerdan a los funerales.
Le compras violetas, porque ella te lo sugirió.
Por años, su casa huele a violetas,
Hasta que un día huele a lirios.