domingo, 28 de octubre de 2007

21 años

20 años, 11 meses y 27 días.

El miércoles es mi cumpleaños.

Como cada año, la idea de que mi edad suba un número no me causaba mucha emoción, y planeaba vivir el 31 como otro día común y corriente. Después de todo, eso es lo que es. Nunca he esperado que la humanidad detenga su marcha para celebrarme.

Sin embargo, ayer, uno de mis mejores amigos me felicitó por adelantado, y me dijo que los cumpleaños son sólo una forma de recordarnos cuantas vueltas le hemos dado al sol.
No sé por qué, pero esa frase hizo que me pusiera a pensar en muchas cosas.

Me puse a pensar que en mis 21 vueltas solares, pocas veces me he detenido a pensar que no tiene caso seguir dando vueltas en este mundo bizarro y complicado, a menos que haya gente dispuesta a girar alrededor del sol con nosotros.

Contra todo el espíritu grinchesco que suele acompañar estas fechas, me di cuenta que tengo muchas cosas que celebrar este año:

Una familia que lleva 21 primaveras apoyándome y soportándome.

Un padre que trata de educarme y cultivarme contra todo pronóstico de que no va a poder.
Que a pesar de digo más groserías y vulgaridades de las que se pueden contar con el sistema decimal, de todos modos se enoja cada vez que me escucha, y me dice que no soy gracioso, mientras me mira con unos ojos severísimos, sabe que no servirá de nada, pero de todos modos lo hace porque no abandona la esperanza de que me vuelva mejor persona cada día.
Un padre que camina arquitecturas conmigo, tratando de demostrarme que las iglesias gritan su estado de iglesias, y las oficinas jamás gritarán que son iglesias.
Un padre al que me empiezo a parecer cada día más, aunque me niegue a aceptarlo.

Una madre que ha dedicado cada día de su vida a educarme, de una manera más tradicional que mi papá. Ella es la que se empeña en decirme que tienda mi cama, que arregle mi ropa, que no deje las luces prendidas, que no como suficientes verduras, y toda esa sarta de cosas que las madres tienen que decirle a sus hijos.
También, ella es la que me ha enseñado a ser buena persona, y me ha inculcado una empatía por las demás personas, lo cuál muchas veces me ha dejado con el corazón sobrecogido, y la cuál me ha mantenido despierto algunas noches pensando en alguna viejita con frío que vi en el día.
Una madre que aunque suene a cliché, es uno de los grandes ejemplos a seguir en mi vida, y aunque no puedo decir que es perfecta, sí puedo asegurar que jamás habría podido pedir una mejor madre en mi vida.

Una hermana que siempre se ha burlado de mí, y se ha quejado de muchas cosas que hago.
Una hermana que puede llegar a ser grosera y cortante.
Una hermana a la que admiro más que a nadie en el mundo, y a la que muy pocas veces se lo digo.
Una hermana que me ha enseñado muchísimas cosas de mujeres, y sin ella, probablemente me habrían roto el corazón muchas más veces de las que lo han hecho.
Una hermana por la que daría la vida sin pensarlo, porque queramos o no, somos más parecidos de lo que los dos nos damos cuenta.

Una abuela que me enseñó que tanto te puede doler la muerte de alguien, y que al mismo tiempo, también te puede dar una felicidad enorme, en cierta forma cariñosa aunque suene culera.

Unos primos que son como otro par de hermanos, y que dentro de su forma de ser completamente diferente a la mía, comparten todo un mundo de cosas conmigo.
Un primo con el que puedes jugar luchitas y partirte la madre mientras estás cagado de risa.
Un primo que soporta que lo chingues y lo chingues y lo chingues, y no se queja. Pero cuando se queja, puedas hacer cara de perrito y seguirlo chingando y chingando.

Un hermadrino que me recuerda tanto a mí mismo que me da miedo, y con el que puedo pasar horas hablando de las pendejadas más irrelevantes, sintiendo que cada palabra es completamente indispensable en mi vida. Y haciendo planes que no llevan a ningun lado, pero involucran botargas y camarones.

Una novia que logra hacer que creas en el amor otra vez, y que rompe cuantos mecanismos de defensa había creado para evitar, precisamente, querer tanto a alquien como la quiero a ella.
Una novia que sin ser el estereotipo de niña linda, es la niña más linda que jamás he conocido.
Una novia que me hace ser cursi, aún cuando yo siempre he odiado la cursílería con toda mi alma.
Una novia con la que puedo pasar por corralones, corridas de conciertos, pleitos pendejos por razones pendejas y momentos en que los dos somos insoportables; y de todos modos, acabar el día con un "te amo".

El mejor grupo de amigos que podría pedir.
Un amigo que casi te hace llorar de la nostalgia con un par de simples frases bien colocadas, que me recuerdan lo verde que era nuestra infancia.
Una amiga ojiverde que te sigue hablando aunque la hayas plantado como 50 veces, y simplemente te pega y te muerde, pero al final te abraza y te recuerda lo importante que eres para ella.
Un amigo que te cucharea en tierras lejanas, y que te habla llorando cuando tiene pedos con su vieja. Y tú le hablas llorando cuando simplemente sientes que todo es demasiado estresante y tienes que hacer catársis con alguien. Un amigo que es lo más cercano que tienes a un hermano molesto.
Una amiga que se sienta contigo en bancas coyoacaneras, y está dispuesta a cortarse sólo porque tu decidiste que tus Converse se verían chidos si tuvieran manchas de sangre.
Un amigo que te habla a las 4 de le mañana, pedísimo, sólo para decirte "es que creo haber oído que alguien decía la palabra ninja, y me acordé de ti", y con el que acabas pactando una salida al otro día, para vestirse de ninjas y asustar niños.
Una amiga que se fue a vivir muy lejos, pero que de todos modos te habla cada vez que puede, sólo porque dice que su día no está completo sin que alguien le diga pendeja, y se cague de risa de sus desgracias.
Un amigo que escupe en tu café cuando no te das cuenta, y que no se da cuenta de que tu escupiste en su café hace horas.
Una amiga que después de regañarte por ser mala persona, te abrace y te diga que eres su mala persona favorita.
Un amigo que te pregunta 50 veces al día si tienes información de su prospecto, y que le va al América, pero sin embargo sabes que es la única persona que comprende tus desgracias escolares, y que aunque estés moviendo cielo mar y tierra para ayudarlo, de todos modos encuentre tiempo para reclamarte que eres una perra malagradecida.
Una amiga que hace que te pierdas una película que llevabas años esperando, pero que lo compensa con una mirada de arrepentimiento profundo.
Un amigo que a base de madrazos, ha evitado que arruines tu vida, más de 15 veces.
Una amiga que se acaba tu crédito, pero no le puedes reclamar nada porque tú te has acabado el suyo muchas veces.
Un amigo que engaña a la gente para vender afores, pero que te paga por ayudarlo.


Y después de recordar que tanta gente me acompaña mientras sigo dándole vueltas al sol, me doy cuenta que si me dan regalos de cumpleaños o no, es irrelevante, porque el verdadero regalo es tenerlos a ellos.


Lamento mucho haber escrito algo tan cursi, pero en realidad muy pocas veces me doy cuenta de este tipo de cosas.

Y ahora, planeo celebrar otra vuelta solar averiguando cuantas Soles se necesitan para que yo empiece a dar vueltas.

14 comentarios:

//zero dijo...

uuuuuy, primer comment.. a huevo, y aunq no tenga q decir nada relevante, es buena onda saber q soy el primero! jaja. Me deja sin palabras tu refleccion. Pero supongo q lo q no escriba aqui, te lo dire borracho en tu celebracion de 21 vueltas al sol...Felicidades chavo!

Ninja Peruano dijo...

Y lo mejor es que me puedo poner hasta la madre y nadie me puede regañar, porque es mi cumpleaños ^_^

Oh hermadrino, te quiero.

//zero dijo...

vete al diablo bastardo infeliz, olvida todo lo q dije, me vas a dejar sin dormir 3 dias por tus pinches videos horribles.... culero desgraciado

Ninja Peruano dijo...

Mis videos son la onda, que tu seas una nenita miedosa es otro pedo.

No, la neta ese video también me dió mucho miedo.

Carlos Ramírez dijo...

Hermano, me conmueve ver esta enorme respuesta a mi deseo de hablarte de las vueltas al Sol y de la huella que has dejado en mí. Espero que sean muchas más porque no te vuelve importante cuántas vueltas das, tú vuelves importantes esas vueltas. Gracias por existir.

Carlos Ramírez.

Andrea dijo...

Mejor deja que el Sol siga dando vueltas alrededor de ti, porque ya sabemos qué pasa cuando eres tú el que empieza a dar vueltas: no paras cuando tendrías qué, y acabas maréandote y tirando a los que a su pesar están junto a ti...

Feliz cumple hermano, gracias por lo que dices... yo también te quiero!!!

andres dijo...

Quebito querido

No puedo decir, hoy en estos días que rodean a tu cumpleaños, que me da gusto que en tu vocabulario haya mucho más de diez palabras y que éstas no sólo sean: gueva y güey, no puedo decirte que me da gusto que escribas bien y casi sin groserías; no puedo decir que veo que reconoces cosas que no creí que reconocerías a esta edad. No puedo decirlo de nuevo porque sería trillado y deslucido decirte otra vez cosas que te digo seguido.

Tú con tus veintiuno y yo con mis doscientos, cada quien con sus cosas. Nos cruzamos de repente por el pasillo que lleva a tu recámara o nos encontramos aquí y allá, cada quien con su vida y sus cosas, a veces cada uno con su tema, cada quien con sus pasiones y sus consuelos, cada cabeza casi siempre como un barco a la deriva, pero cada espíritu deja por instantes de deambular en este castillo de fantasmas que es la vida, para encontrarse por segundos con otro que comienza a darse cuenta de ello. Y entonces compartimos cosas.

En ese momento compartimos cosas, compartimos sueños, y también compartimos riesgos porque sólo en el momento del encuentro se pueden compartir sueños y riesgos, y con ello Quebo, compartimos quizás a algunos que nos soñaron hace mucho como quien sueña el presente, compartimos a algunos que nos vieron continuadores del riesgo de ser felices.

Compartimos el escucharnos durante instantes con el placer de quien descubre una pasión compartida; aunque cada quien tenga su edad, su tiempo y sus ritos y ponga sus devociones ahí donde va pudiendo.

Hace mucho tiempo, casi cien años, antes del terrorismo, cuando los árabes eran personajes bondadosos de historias lejanas, tuve un maestro inventado que se llamó Mulahj Al Nassir.
En las noches frías del desierto, Mulahj me hablaba de la palabra y del riesgo de que ésta llegue a los otros como una espada; pero sobre todo, me hablaba de que sale y se dice sin que estemos presentes:

قال معلمتي قديمة إلى ي الذي لغتنا يترك تعب أحيانا أو من رغبة أنّ نحن لا نعرف [فري ولّ] عندما هو وصل وهو بقي بين ال [بونس]; هو قال إلى ي أنّ أحيانا يترك هو وراثة عندما نحن [كنفرسدورس] ونحن فتّشنا شوق مع أنّ أن يشارك هو. هو علق أنّ أحيانا لغتنا دقيقة مثل سكينة وأحيانا, إبتهاجات مثل نصرة أو عاطفة. غير أنّ أيضا أحيانا يزيل هو من القفص صدر حالة سوء حظّ, حزن وسعادة إلى نا أنّ يتوتّر إلى ه. أحيانا يرى أنا يقول, أنّ واحدة يترك الحالة سكون في أيّ شيء يقول إلى ي أنّ هو ينبغي يتلقّى بقيت, وبعد ذلك هو يقول أشياء [إينستد وف] أخرى وعندما هو يصل الليلة إلى [دور] بنفسي هو يملأون إلى ي من قطعات. أنا آمنة هو أكّد, أنّ أحيانا يترك هو المكان حيث نحن حافظنا رغبات, و رفيقة وشريكة من الأعين, لأنّ أنّ سبب حرق عندما نحن يستطيع لا يقول ماذا نحن نرى ويصرخ الأعين عندما هو يقول ماذا [فور ا لونغ تيم] نحن كنّا قد أغلقنا فوق.
أنّ يقول [مولهج], ل أنّ سبب هو ذاكرة مع عاطفة.
…traduzco y redacto:

Me decía mi viejo maestro que nuestra lengua sale a veces de un cansancio o de un deseo que no sabemos muy bien cuando llegó y se quedó entre los huesos; me decía que a veces sale de una herencia cuando somos conversadores y buscamos un afán con quien compartirla. Comentaba que a veces nuestra lengua es exacta como navaja y a veces, alegre como una victoria o un cariño. Pero también a veces nos saca del pecho disgustos, pesares y júbilos que le aprietan. A veces veo decía, que se sale del silencio en que algo me dice que debería haber permanecido, y entonces dice unas cosas en vez de otras y cuando llega la noche se duerme llena de mordidas. Estoy seguro afirmaba, que a veces sale del lugar donde guardamos los deseos, y es compañera y socia de los ojos, por eso arde cuando no podemos decir lo que vemos y lloran los ojos cuando dice lo que por mucho tiempo habíamos callado.

Eso decía Mulahj, por eso lo recuerdo con cariño.

Déjame señalarte, de la mano ese descubrimiento que a veces hacen los hijos cuando se dan cuenta que sus padres son también humanos, que compartimos de repente también un tiempo que a veces no está de humor para quedar bien con nadie, pero en este afán de ser cada vez lo hace tolerable, y con ello compartimos un mar que regresa como la marea sin prisa siempre a lo mismo. A veces el mar nos resulta hipnótico y sagrado, porque rige los recuerdos y las fantasías, pero también a veces nos aterra cuando llueve y las olas son tormenta. ¡Felicidades por caminar hacia el sol!

Ninja Peruano dijo...

Andie:
Lo que pasó esa vez fue sólo el deseo de crecer rápidamente que tienen los niños.

Y además no me sabía la coreografía.

Andrés:
Como siempre, tus replies son mas largas que mis posts, pero también como siempre, me siento un poco más culto después de haberlas leido.

Gracias por soportarme tanto tiempo.

andres dijo...

Dank Sie für Sein

Andrea dijo...

Ay, que recuerdos aquellos de la infancia...
Pero déjame decirte que sigues teniendo la misma capacidad motriz que a los tres años así que no, no intentes dar vueltas.

Además, es más cool dejar que el mundo sea el que gire a tu alrededor. Osea, de por sí es difícil ser nosotros gooooei...

Ninja Peruano dijo...

El mundo ya gira a nuestro alrededor.
Excepto los chinos, aun no encuentro la forma de que hagan lo que quiera.
Aunque viendo que el 98% de las cosas que tengo las hicieron los chinos, supongo que realmente sí trabajan para mi.

Dexter - 1
Chinos - 0

Millhouse dijo...

FELICIDADES, dale un chingo de vueltas al mundo y esas cosas, ya sabes todo lo que se dice en un cumpleanios. ¿Donde es la peda?

Luimi dijo...

Hola ninjaperuano:
Gracias a tu padre estoy en esta tú página, deleitándome con tus reflexiones y acompañandote en tus 21 vueltas solares.
Pareciera que estoy buscando las palabras "adecuadas" para comunicarte contigo, como si fueramos seres de diferentes mundos. ¿Será? Creo que lo que me hace poder comunicarme contigo es tu inteligencia y tu atinado sentido del humor. Tu vocabulario abarca mucho más palabras que "guey". Recuerdo que tu papá me compraba muchos libros de la Gandhi para ti cuando eras chico. Te los devorabas con una rapidez.
Me encanto la forma como presentas tu reflexión de las vueltas solares, de la percepción acerca de tu familia y los amigos.
Da gusto que haya sobrinos en la familia como tú.
Muchas felicidades, te mando un cordial y afectuoso abrazo.
Tu tío Luis Miguel

Ninja Peruano dijo...

Ooh ^_^

Fue de esas veces en que te sientes todo especial y querido

Gracias tío!