lunes, 22 de diciembre de 2008

La muerte de la caballerosidad

Como la mayoría de ustedes ya sabe, su seguro servidor es parte de un blog colectivo, y cada semana, hablamos sobre un tema nuevo.

Esta semana, el tema es: Secretos.

Lamentablemente, como la gente eligió ese morboso tópico, se descartaron otros muy buenos, incluyendo el que yo quería: La muerte de la caballerosidad.

Eso definitivamente no es bueno, porque si hubiéramos hablado de eso, yo ya tenía mi historia lista; y en cambio, ahora que hablamos de secretos, yo no tengo idea de qué voy a postear el jueves (porque deben saber que el jueves es el día que me fue asignado; lo llamamos Jueves Peruano).

Así que, para darles un descanso de las anécdotas canadienses, de las cuales, por cierto, creo que sólo queda una; el día de hoy voy a contarles la historia que hubiera puesto si hubiera tenido que postear acerca de la muerte de la caballerosidad.

¿Eso tuvo sentido?
Espero que sí.

En fin.

Como la mayoría de mis sensuales historias, ésta comienza un día cualquiera, en mi escuela.
Yo estaba sumamente aburrido, en clase de norecuerdoqué; pero sí recuerdo que estaba a punto de dormirme.

En ese estado en que uno no está dormido pero tampoco está despierto; recuerdo que entró el coordinador de mi carrera al salón, y nos dijo que la última clase del día iba a ser en el aula magna, porque iba a ser una conferencia de tampocorecuerdoqué.

El resto de mi día no tuvo nada de interesante, porque yo dormité la mayor parte de él.
Cuando terminó mi penúltima clase, yo agarré mis triques y caminé con presteza hacia el aula de la conferencia; y lo hice con tanta rapidez porque (y este fue exactamente mi tren de pensamiento):

De magna no tiene nada. Ese maldito salón no tiene más de 40 lugares, y yo no estaba de humor para llegar tarde, no encontrar silla, y tener que pasar las siguientes dos horas parado, escuchando a algún tipo decir algúna cosa sobre algún tema, mientras yo estaba sumamente incómodo y con dolor de pies.
No, yo quería llegar temprano para apañar silla, de preferencia en la parte de atrás del aula magna, y continuar con mi soporífero día.

Así que, salí de mi salón, bajé las escaleras, y pasé enfrente de la cafetería; donde me llamó la atención algo:
Una de mis compañeras estaba sentada ahí, ligándose a un tipo todo feo. Normalmente esto no me hubiera llamado la atención, pero mi compañera estaba embarazada; y eso lo sé porque ella misma se había dedicado las últimas dos semanas a decirle a tooooodos que estaba embarazada y por eso merecía trato especial.

La mayoría de la gente le hacía caso, porque, por algún motivo, pensaban que era importante tratarla bien; no vaya a ser que le pasara algo a su feto, y eso impidiera que naciera sano y feo (la mamá era fea; el papá no sé).

Retomando.
Después de verla ligarse al feo, murmuré: "pinche vieja puta"; principalmente porque esa mujer me CAGABA, y yo le cagaba a ella.

Subí al aula magna, y en efecto, estaba casi vacía. Había llegado a tiempo.
A pesar de que los lugares de atrás estaban desocupados, la hueva que me invadió fue demasiado grande, así que me dejé caer en el lugar más cercano a la puerta.

A los pocos minutos, el lugar se atascó; y la gente que siguió llegando tuvo que quedarse parada; justo como yo lo había predicho. Esa es una de las grandísimas ventajas de ser un quasi-genio. Un sensual quasi-genio.

La conferencia empezó; y como a los quince minutos, la puerta se abrió.
Era la embarazada.
Cuando ella llegó, se hizo el silencio, porque la puerta rechinaba cuando abría, y por tanto, había interrumpido la conferencia.

Ella, sin pedir perdón por su abrupta y retardada aparición, empezó a buscar un lugar vacío con la mirada.
Evidentemente, no lo encontró; así que hizo lo que mejor sabe hacer: romperme las pelotas.

Se me quedó viendo fijamente y carraspeó, en lo que yo tomé como un débil intento por llamar mi atención. Como la mujer es muy fea, yo no la voltée a ver, porque, obviamente, no me gusta ver gente fea.

Como vió que su carraspeo no funcionó; decidió toser.

"Si estás enferma, vete a tu casa, no me tosas encima", le dije, mientras todos los presentes miraban la escena; porque la embarazada no se había dado cuenta de que seguía interrumpiendo y el expositor la estaba esperando.

"¿Qué ya no hay caballeros aquí?", dijo indignada, insinuando que yo tenía que cederle mi asiento.
"No, vete", fue mi respuesta.

Lo que siguió a continuación, fue un diálogo que raya en lo absurdo, principalmente porque había alrededor de 80 personas escuchando:

Embarazada:
Se supone que tienes que darme tu asiento, patán.
Yo:
Y se supone que tú tenías que llegar temprano, tarada.
Embarazada:
¡No! Soy mujer y me tienes que dar tu asiento.
Yo:
Si hubiéramos llegado al mismo tiempo y sólo quedara una silla, con mucho gusto te la hubiera cedido, pero si yo llegué temprano y tú no, entonces te chingas.


Seguramente la elocuencia de mis argumentos fue demasiada para su pequeño cerebro de ardilla, porque se quedó callada como cinco segundos, y después sacó lo que probablemente consideraba su carta de triunfo:

"¡Pero estoy embarazada!"

La estupidez de su frase me dejó un poco anonadado; porque me pareció muy bajo que tratara de chantajearme así (sobre todo considerando que la tipa no llevaba ni un mes de embarazo, y por tanto no le era difícil quedarse de pie).

El silencio que reinaba en el aula magna daba un poco de miedo.

"¿Y qué? Yo no tengo por qué pagar por tu incapacidad de proteger tus óvulos"

El coordinador de la carrera, evidentemente molesto por todo nuestro intercambio, intercedió; y nos corrió a los dos de la conferencia.

Ya afuera del aula magna, la embarazada me dijo: "Muchas gracias imbécil, espero que estés contento..."
Yo puse mi mejor sonrisa, y le contesté: "Y yo espero que tu hijo salga deforme."

Y con eso, volví a agarrar mis triques, y me fui temprano a mi casa.
Otro grandioso día en Lawndale.

22 comentarios:

Jvr dijo...

Lástima que yo no estaba ahí. Me hubiera gustado estar presente cuando tuviste el descaro de decirle eso.

¿Sabes qué hubiera hecho si hubiera estado yo?

Ponerme de pie.

Para aplaudirte.

Y luego volverme a sentar.


Bien.

Yo hubiera querido hacer lo mismo.

Aunque no sé si lo hubiera hecho.

Probablemente sólo me hubiera hecho wey más tiempo.

O le hubiera contestado "si estás embarazada, ¿por qué estabas ligando al tipo aquél en vez de llegar a la clase del profesor?"


PD: Qué crees. Que en el bilfoblog se decidió que los dos temas que quedaron en segundo y tercer lugar se volverán a someter a votación para la siguiente semana, junto con otros nuevos que no he visto que propongas :P. Bueno no sé si se decidió pero a mí se me ocurrió (tampoco quiero perder mi otro tema... aunque no sé qué escribiría) pero nadie ha dicho que no.

Ninja Peruano dijo...

Entonces... acabo de desperdiciar un tema... carajo!

Y ella estaba ligando porque... pues... porque puede? No sé... hay gente con fetiches muy enfermos en este mundo, quien quita que cuando estaba embarazada tenía más pegue que antes.

Miss Mac Lovegood dijo...

Yo tambien hubiera querido ver eso... Jajajaja... gente fea.

Abunda.

Odile dijo...

Por mujeres así las feministas tenemos mal nombre... ni un mes de embarazo, llegar tarde, ponerse grosera y todavia ponerse de nena, yaw.
Felicidades Ninja, tu honestidad no tiene límites... sabes me has dado una idea para mi siguiente entrada en mi super blog.
Felices fiestas y esperemos que santa no te traiga un pedazo de carbón XD

Ninja Peruano dijo...

Miss Mac: Abundan, en extremo. Sobre todo en navidad.

Odile: Santa ya no me trae nada... creo que ya no me ama...

PeKe dijo...

Puta naca. (Es mi nuevo insulto favorito, se lo diria hasta a Sor Juana)

Seguro yo tampoco hubiera podido elaborar respuestas tan elocuentes pero seguro de una hora pasada el acontecimiento hubiera respondido lo mismo que tu. Claro que a mi no me habria pedido que me levantara, pero si fuera hombre... o me confundiera con uno.. ok? Fin.

Te sigo admirando profundamente, no se... ese maestro de ética tendra que preparar mejor sus clases. jajajajajaja

Te quiero master! Feliz Navidá

Ninja Peruano dijo...

Feliz Navidá a usté también.

Me da gusto que pases de stalkear a un ruco, a alguien no TAN ruco

zazii dijo...

Por eso no me gustan las mujeres, siempre haciéndose las víctimas y poniendo las hormonas por delante ¡psh! En fin, estabas en tu derecho de tempranez jajajaja.

Y muchas ganas por pasar por mi blog, que es un asco pero así lo aguanto, casi como yo a mí misma xD

chokö dijo...

ches viejas jejeje. Hiciste bien, yo tambièn me habrìa parado a aplauir.


aunque he de confezar que yo una vez me liguè a una embarazada, pero jurpo que era muy sexy y que algo (tal vez mi instinto màs animal) me decia que habìa un bombòn debajo de esa panza (y detràs del feto obvio). Muchos me criticaron mucho. pero efectivamente la volvì a ver un mes despuès de que cagò al niño y era toda una MILF. Lo bueno es que yo no soy tan feo.

Ninja Peruano dijo...

Zazii: Exacto, mi puntualidad me compra votos.

Choko: Debo confesarte que nunca me he dado a una MILF... tal vez algún día...

LicCARPILAGO dijo...

aunque ese golpe bajo llego a su objetivo, definitivamente absorbiste el castigo como un guerrero social.

seguramente con tanta adrenalina liberada en el cuerpo de la dama su embarazo no llegara a termino o definitivamente te volveras el oraculo de tu escuela cuando nazca deforme.

Saludos.

Ninja Peruano dijo...

Mi predicción falló... si hubiera dicho "y tú te vas a salir de la escuela porque eres una gorda sin talento", entonces hubiera acertado...

lielico dijo...

Ja, que tipa. A parte un mes de embarazo, y por estarse ligando a alguien, hiciste bien.

Sabes, me encanta tu sinceridad XD

Un saludo, y en verdad pensé que eras tú el que había escrito el blog en el blog de BILF porque utilizaron la palabra "sensualmente", eso me confundio ¬¬"

Lady Vendetta dijo...

jajaja a huevo, yo hubiese hecho algo parecido, te admiro, tienes la combinacion exacta de hostilidad y elegancia

Ninja Peruano dijo...

Lielico: Sí, BILF me copió mi palabra, pero yo tengo más estilo, ja.

Padawan: Y no olvides los desgarradores ojos verdes.

lielico dijo...

Si quieres dulces ven a mi casa XD
es que te digo un secreto, dejé unos para mi, jojojojojo, algo tenía que ganar no? pero no le digas a nadie!!

Ninja Peruano dijo...

Tu secreto está a salvo conmigo... a cambio de unos cuantos dulces, claro.

Orland0 dijo...

Esas preñadas, la mayoria de la gente embarazada piensa que todo lo tiene a sus pies, ojalá y no perjudique al producto después de todo esto, y si lo perjudica ni modo.

Saludos y prospero 2009.

Fundador dijo...

oh mi dios! hahaha


eso del aula magna me recordo al examen mundial de fisica q tuvo lugar en el cum, haha

saludos!

Rodrigo dijo...

Diré algo que muchos pensamos cuando leímos esto... parece un post de bob.

http://sin-pantalones.blogspot.com/

LIZBET SIN H dijo...

Jaja, esa estuvo muy buena.
Ojala y en personalidad fuera por lo menos la mitad de ti, para contestarles como se debe a aquellas personas que me caen como patada al hígado y que gustan de andar chingando gente.

Marifer dijo...

mas bien le hubieras dicho: yo k culpa tengo k seas una zorra k no sabe usar un condon!!!!