sábado, 6 de diciembre de 2008

Anécdotas Canadienses I

Lamentablemente, estoy a punto de empezar mi semana de exámenes finales.
Eso significa que mi vida está a punto de ponerse en pausa; y eso, también significa que no voy a tener muchas anécdotas que contarles (a menos que en el trayecto de la semana me pase algo interesante; lo cuál, considerando lo bizarra que es mi vida, es bastante probable); y eso, normalmente, significaría que les pediría disculpas por abandonar mi überlog un tiempo, en lo que mi tiempo libre regresa.

¡Pero esta vez no!
¡Admiren mi dedicación al überlog, lectores imaginarios!

Esta vez decidí que en vez de abandonar el blog y dejar de escribir lo que sea que se me ocurra; podía encontrar una alternativa viable y ecológica.
Y lo logré.

Durante el transcurso de la semana, les contaré algunas anécdotas del viaje que hice a Canadá el año pasado.
Fue el mejor viaje de mi vida, y pasaron tantas cosas que no puedo decirlas en un solo post. De hecho, creo que tengo suficiente material como para escribir 4 o 5 posts llenos de aventuras de un mexicano naco en un país primermundista.

Y empezaré el día de hoy, relatándoles a ustedes cómo fue que surgió ese viaje.

Verán, todo comenzó un día soleado de junio, en el año 2007.

Me encontraba yo en Centro Coyoacán, porque tenía que ir a Mixup a comprar unos boletos para un concierto.
Para deleite de nadie, el stand de Ticketmaster estaba atascado, y había una cola de como 7 personas.
Resignado a perder 15 minutos esperando, me paré ahí, con cara de pocos amigos.

Cuando la persona de adelante de mí estaba siendo despachada, sonó mi teléfono, que en ese entonces, no era un iPhone.
Era mi mejor amigo, que a lo largo del resto de mis anécdotas canadienses, será conocido como Tepoz.
"Genial, este pendejo me tenía que hablar justo cuando ya me van a atender a mí", pensé.

Yo: ¿Bueno?
Tepoz: ¡Güey!
Yo: Sí, ¿qué tranza?, oye, ¿te puedo marcar en 3 minutos?, estoy ligeramente ocupado aquí.
Tepoz: No güey, escúchame, ¡vámonos a Canadá!
Yo: Ahá, de pista por favor...
Tepoz: ¿Qué? No güey, ¡ponme atención!, ¡vámonos a Canadá!
Yo: No tarado, no era a ti, era al pendejo de Ticketmaster
(el pendejo de Ticketmaster me escuchó y me volteó a ver muy feo)
Yo: Perdón.
Tepoz: ¿Qué carajo estás haciendo? ¡Te estoy diciendo que nos vayamos a Canadá!
Yo: Sí, como quieras, oye, te marco en 5 minutos cabrón, neta estoy ocupado.
Tepoz: Va, va. ¿Pero entonces sí vamos?
Yo: Estaría chido; deja hablo con mis jefes para ver lo del varo, adiós.

Lo que ustedes no saben, es que Tepoz SIEMPRE me habla para proponerme planes pendejos:
"Güey, tengo una idea de no mames, ¡vámos a programar unos virus y después vendemos el antivirus y nos volvemos ricos!", "Güey, vende tus cosas y vámonos a Las Vegas, acabo de descubrir en internet la forma perfecta de ganar en los casinos", "Güey, hay que disfrazarnos de gorilas, y después vamos a casa de Mariana a asustarla, paso a tu casa en 5 minutos".

Entonces, cuando me dijo lo de Canadá, yo le di el avión, pensando que, como el resto de sus planes, se le iba a olvidar a los 10 minutos.
Después de colgar, acabé de comprar mis boletos. Estaba saliendo de Mixup, cuando me habla Tepoz otra vez.

Yo: ¿Ahora qué quieres puto?
Tepoz: Nos vamos a Canadá.
Yo: Sí cabrón, ya te dije que voy a hablar con mis jefes para ver lo del varo, pero neta no creo que me quieran pagar el viaje.
Tepoz: Ah, sí, qué bueno que lo mencionas; ya hablé con tus papás.
Yo: ... ¿qué?
Tepoz: Ahá, acabo de hablar con tus jefes.
Yo: ¿Neta?
Tepoz: Sí, y dijeron que era una excelente idea, que de todos modos estás en tu sabático, así que prefieren que te vayas a Canadá en vez de quedarte perdiendo el tiempo.
Yo: ... no mames... ¿neta hablaste con mis jefes?
Tepoz: Así es.
Yo: Te marco en cinco minutos.

Inmediatamente marqué a mi casa a ver qué pasaba; pero nadie me contestó.
Pensando que todo había sido una broma, seguí con mi paseo por Centro Coyoacán.

A los 15 minutos, me marca mi mamá, que a lo largo del resto de mis anécdotas Canadienses, será conocida como Mamá:

Mamá: ¿Qué crees? ¡Te vas a Canadá en una semana!
Yo: ... ¿es en serio?
Mamá: Sí, hace rato habló Tepoz, y nos convenció de mandarte a Canadá.
Yo: Y yo ya no tengo vela en el entierro, ¿verdad?
Mamá: Pues acabo de ir a comprar tu boleto de avión, ¿por qué?, ¿no querías ir?
Yo: Pues supongo que está bien, digo, ya tenía planes, pero equis. Nada más decía que hubiera estado chido que me avisaran antes de mandarme 2 semanas a Canadá...
Mamá: Un mes, hijo, te vas un mes.
Yo: ¡Carajo!
Mamá: Te vas en 6 días.

Colgué el teléfono, voltée a ver a Dzz, y le dije "Sí... creo que me voy un mes a Canadá"

Así es que, lectores imaginarios, la próxima vez que vayan a Centro Coyoacán, sean cuidadosos, porque no saben cuando van a entrar a comprar un boleto de pista, y saldrán con un boleto de avión.

Esa es la primera parte de la serie de historias "Anécdotas Canadienses de un Ninja Peruano que sale de México para llegar a Toronto", y la menos anecdotosa de todas, porque es donde menos cosas pasan; pero de todos modos tenía que ser la primera, porque tenía que explicar por qué diablos me acabé yendo un mes a Canadá, en contra de mi voluntad.

Les prometo que las siguientes historias no serán tan aburridas.

Stay tuned. Misma überhora, mismo übercanal.

21 comentarios:

Jvr dijo...

ok, eso explica lo que pasó desde tu perspectiva... pero aún así no explica por qué te fuiste. Por qué se le ocurrió al Tepoz? cómo convenció a tu mamá? qué les dijo?

Odile dijo...

Debe ser genial q tus padres decidan q para q no langarees en México, te largues un mes a Canadá a perder el tiempo, al menos se dice q los viajes ilustran.

Ninja Peruano dijo...

Jvr: Me fui porque no habia reembolso en el boleto. A Tepoz se le ocurrio porque tenia una tia en Canada y no queria aburrirse en vacaciones, y convencio a mi mamá diciéndole que de todos modos sólo iba a perder el tiempo si me quedaba.
Creo que eso resuelve todas las dudas.

Odile: Pues a fin de cuentas sí fue genial, neta ese viaje me ilustró muchísimo, y aunque suene a cliché, me hizo ver el mundo en una forma distinta a como lo veía antes.
A fin de cuentas no fue tan malo ir contra mi voluntad.

chokö dijo...

mis amigos sòlo me invitan a ahogarme en alcohol en Ixtapa. :(

Ninja Peruano dijo...

Hey, eso está poca madre!
Cualquier oportunidad de ir a lugares soleados a ahogarse en alcohol debe ser bien recibida.

Lenna dijo...

Bingo! Ahora sé porque las fuerzas del destino me mandaron a trabajar en coyoacán, para que fuera a comer a Centro Coyoacán y me fuera de viaje mínimo a Candá.

Duuuuh! Y yo creyendo otras cosas!!!

Ninja Peruano dijo...

Nota: La oferta sólo aplica si tu mejor amig@ tiene familia en Canadá que haga el viaje más costeable.

PeKe dijo...

Dexter! creo que a Llisos en realidad le caes bien.
Siempre he querido ir a Canada, bueeeno y a Londres, a Gales, a Italia, Finlandia, Dubai, en los mas reelevantes.

Pero ya no se que opinar porque ya sabía que te habias ido a Canada.
Porque no pretendes que te volviste a ir .. y deformas tantito la verdad?

No verdad...
No se, pero ese Tepoz se oye como un buen muchcacho.

Ninja Peruano dijo...

Jajaja sí, yo sé que ya sabías, ¿qué clase de stalker serías si no supieras?

Tepoz es buen muchacho, en realidad, el cabrón es casi como mi hermano.
Eso no quita que sus planes seas pendejadas de vez en cuando... como todo buen hermano.

Claudia dijo...

tan facil es hacer que viajes?? entonces le voy a hablar a tus papas para convencerlos de que irte a españa es lo mejor que puedes hacer en la vida!!

Ninja Peruano dijo...

Sí, hacerme viajar es así de simple.
Sólo tienes que marcar a mi casa y decir "hey, señora, deje que su hoja vaya a Budapest".
Viaje a Budapest garantizado.
Lo mejor es que ni siquiera les importa mi opinión.

Rodrigo dijo...

¿Centro Coyoacán? Osea que no eres peruano... Hay dos grandes mentiras en tu nick, al igual que en la película de "desayuno al desundo"

Andrea dijo...

Tepoz es Alvarado? Viví engañada todos estos años? Estás tratando de confundirme a mi y a tus ávidos lectores? O es que ese viaje a Canadá fue otro?...

Merezco una explicación.

silvestre dijo...

Tu primer capítulo fue muy bueno. Lo malo es que nos dejas con ganas de leer más de tus aventuras en el Lago Ontario y de cómo fue lo que tuvo que ser en el Lago Hurón. Y después, tus otros viajes. Y más y más aventuras; ni modo, ya empezaste.

Orland0 dijo...

Seguramente Mamá estaba cansado de un hijo ocioso por lo que acepto sin pensarlo, me parare más en Coyo para ver si surgen esos viajes tan imprevistos mi santa madre se alegrara de que su hijo vaya a explorar nuevos mundos.

yohana dijo...

No fue para nada aburida esta primer anecdota....

No me perdere las demas :)

Ninja Peruano dijo...

Rodrigo: Sólo una gran mentira, en realidad sí soy Ninja. Y desayuno al desnudo era una metáfora, el desnudo estaba en el plato de cereal; y lo de desayuno estaba en la iglesia.

Silvestre: Y precisamente por eso hoy escribiré: Anécdotas Canadienses II

Orlando: Creo que el lugar ha perdido la magia; después he ido varias veces a ver si me mandan a Europa, pero no ha habido tal suerte.

Yohana: Yeah! Espero que las demás tampoco te parezcan aburridas.

Andrea dijo...

Y mi respuesta?? Por qué me ignoras?? Bu, hoy ya no te quiero.

LIZBET SIN H dijo...

Ojalá tuviera la oportunidad de alejarme un rato de aquí, aunque no fuese Canadá, me caería bien....=^-^=

Ninja Peruano dijo...

Andie: Porque la primera y única regla del überlog es no dar datos personales nunca, eso incluye los datos personales de mis amigos.

Lizbet sin H: Pues, una cosa es segura, si te alejas suficiente tiempo de México, extrañas las papas de carrito.
Te das cuenta de lo mal que está el país, pero extrañas las papas de carrito.

Andrea dijo...

Entonces si todo está en clave, por qué me llamas por mi nombre? de ahora en adelante quiero ser Sasha Fierce, como Beyoncé.