viernes, 29 de abril de 2011

Mi mujer ideal

Ahora que lo mencionas, sí: sí tengo un prototipo de mujer perfecta.

Es obvio, ¿no?
Digo, creo que todos tenemos una imagen bastante clara de cómo nos gustaría que fuera nuestra pareja made in heaven (lamentablemente, mi pasado está lleno de parejas made in china...)

Sí, por supuesto que tenemos que jugar el juego de "yo no soy superficial" y "lo que importa está dentro", "la belleza de las personas es su alma" y todas esas chingaderas.
True, todas esas cosas son ciertas, pero la persona que me diga que no se fija en el exterior, miente. Todos lo hacemos, aunque sea un poquito.

¿Debrayo?
Tienes razón, perdóname.

Sí, sí tengo un prototipo de mujer perfecta; pero pues... es complicado y tal vez un poco contradictorio.
Y es que hay que empezar por ahí; mi mujer ideal tiene que ser como yo: sumamente contradictoria.

Tiene que tener unas reglas muy definidas: reglas que todas las demás personas tienen que cumplir, porque sólo así funciona el mundo.
Pero esas reglas no aplican para ella, porque pues... ella es ella, ¿sabes?
Y claro, esas reglas tampoco aplican para mí, al menos no completamente.
No aplican para mí porque pues... yo soy yo, ¿sabes?

Mi mujer ideal tiene que ser paciente. Muy paciente.
Hasta mi propia familia me lo dice todo el tiempo: se necesita mucha paciencia para aguantarme.
Sí, soy tremendamente adorable (y desgarradoramente guapo), pero el problema está en que si algo no me entretiene, no me interesa; y cuando algo no me interesa, simplemente no lo hago.
Hay que tener mucha paciencia para tratar con una persona tan caprichosa y oscilante como yo.

Mi mujer ideal tiene que tener sentido del humor. Un sentido del humor negro y un tanto jodido.
Tiene que entender que la mayoría del tiempo soy incapaz de tomarme las cosas en serio, porque las cosas serias no me entretienen.
Tiene que aprender a sonreir con mis comentarios, a reirse de mis bromas, y a hacerle segunda a mis intereses intensos pero fugaces.
También tiene que aprender a disculparme con la gente a la cual incomodo; pero tiene que hacerlo sin que la vea, porque si la viera lo consideraría una traición a mi sentido del humor.

Mi mujer ideal tiene que saber ponerme un alto y no dejar que me vuele demasiado con mis ideas.
El problema de mis ideas es que todas son la idea más genial del mundo, y no sé como he podido vivir tanto tiempo sin haber hecho lo que sea que se me acaba de ocurrir.
Mi mujer ideal tiene que estar de acuerdo en que es la idea más genial del mundo, y nunca nadie había pensado algo tan maravilloso como eso; PERO sería mejor si me controlara un poquito. No por mí, porque yo soy perfecto, sino por los demás. Ya sabes cómo es la gente, ellos no van a entender lo genial que eres, amor.

Mi mujer ideal tiene que ser paciente. Muy paciente.
En sus hombros cae la responsabilidad de tener la paciencia que a mí me falta, y de distraerme cuando esté a punto de hacer algo estúpido provocado por mi impaciencia extrema.
Ella tiene que ser la voz de la razón, porque las otras voces de mi cabeza hacen tanto ruido que la razón se hartó y se cambió de casa.

Mi mujer ideal tiene que ser más jóven que yo.
Dicen que las mujeres maduran más rápido que los hombres, y ese dicho aplica en mi caso más que en muchos otros.
Tiene que ser más jóven para ser sólo un -poquito- más madura que yo, sin que me haga sentir como un niño estúpido y berrinchudo.

Mi mujer ideal tiene que ser bonita.
Si por mí fuera, no tendría que ser así; pero es que soy tan increíblemente guapo que si ando con una fea, la gente nos va a ver raro todo el tiempo, y eso acabaría afectando la autoestima de mi novia, y no quiero lastimarla.
Ya he intentado andar con feas, y simplemente no funcionó. A final de cuentas, el contraste con mi impresionante belleza las convierte en perras locas y vacías.
No, mi mujer ideal tiene que ser bonita, por su propio bien.
Parecería que soy superficial, pero si lo piensan, en realidad soy un héroe.

Mi mujer ideal tiene que ser paciente. Muy paciente.
Tiene que ser paciente para no hartarse de la forma en la que yo me harto muy rápido de las cosas.
Tiene que ser paciente para ponerme atención en el momento en el que yo ya dejé de ponerle atención a lo que sea que estuviera haciendo para empezar a ponerle atención a otra cosa que perderá mi atención en un ratito.

Mi mujer ideal tiene que ser amable, linda, educada y cordial; pero tiene que odiar a la gente.
La gente es idiota y huele feo.
Si a ella no le gustan las mismas cosas que a mí, that's fine (kinda), pero lo importante es que odiemos las mismas cosas.
La raíz del amor verdadero es el odio compartido.

Mi mujer ideal tiene que ser un poco amargada, pero al mismo tiempo tiene que ser muy feliz.
Tiene que poder insultar a todo y a todos, porque todo el mundo apesta y las cosas son un asco, pero qué lindo perrito, y mira qué bonito paisaje, creo que es el mejor día de mi vida.

Mi mujer ideal tiene que entender que yo no soy cursi.
Algunas personas demuestran su amor con poemas, cartas y sonetos; yo demuestro mi amor con links a videos porno graciosos, con referencias a capítulos de los Simpson, con canciones de caricaturas noventeras, y con cabezasos en el metro.
Es mi forma de ser, y tiene que entender que no porque no le mande 400 mensajes de "Te amo amorsssss!!!!" no significa que no la ame amors.

Mi mujer ideal tiene que romper con el estereotipo ridículo de niña linda y rosita.
Tiene que tener estilo propio, pero si se puede, que su estilo propio sea parecido al mío.
Lo propio siempre es mejor cuando se parece a mí.
Y tiene que entender que tampoco quiero una copia calca de mí, porque qué hueva me doy a veces.

Mi mujer ideal tiene que ser paciente. Muy paciente.
Tiene que ser paciente porque yo sé que no soy una persona fácil en absoluto; pero me amo con toda mi alma, y no quiero cambiar porque me gusta mucho cómo soy.

Y a final de cuentas, valgo la pena.

¿Por qué?
Porque para mí mujer ideal, jamás va a existir un hombre más ideal que yo.



Y ya no me puedes reclamar que nunca te escribo nada, Cooks.
Je t'aime, ma belle.

19 comentarios:

M A M B A dijo...

Para ser cursi no se necesita escribir o dedicar poemas, basta con usar una palabra en diminutivo y complementarla con un adjetivo de su agrado. Yo a mi mujer la llamo "zorrita sucia" mientras la veo de forma dulce y eso la hace feliz.

Por cierto, si se odian las mismas cosas, siempre es amor verdadero.

¡Saludos!

Mercy SantaBarbie dijo...

Y si lo será porque de seguro tu mujer ideal ya se topó con muchos tipos feos, cursis y ya le dieron weba... entonces llegas y ella se da cuenta de que eres el ninja de sus sueños.

Saludos!

Ninja Peruano dijo...

Mi zorrita sucia ya tiene al ninja de sus sueños.
Rock on!

Αποκαλιπσισ dijo...

Supongo que la mujer ideal lo que más tiene de ideal es que te encuentra a ti ideal... (y no es filosofía de bajo presupuesto, ni siquiera es filosofía)

Ninja Peruano dijo...

¿Entonces sólo es de bajo presupuesto?

McCanard dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
McCanard dijo...

And in the end, the love you take is equal to the love you make.

Eso dicen por ahí

Ninja Peruano dijo...

Y todos deberían de escuchar esa frase al menos una vez.

Lou dijo...

http://www.formspring.me/ninjaperuano/q/82492793

No, no. Mandar muchos mensajes nunca es bueno. Sólo son dos al día, uno mañanero y otro con cierta canción de Elton John o uno durante el concierto de Paul McCartney.
Un día, past, un día.

*aLicE* dijo...

Well someone is in looove!!!

Rock on!!!!

Ninja Peruano dijo...

Past: Woah, no puedo creer que hayas encontrado ese link!
Memories overflowing my head!
Ay Past, qué cosas.

Alice: Rock on indeed =)

Mystique dijo...

¡Digimon!

Ich liebe dich.

Ninja Peruano dijo...

Pero de la primera temporada, MortalKombat.

allizzia dijo...

Paciencia...

Estúpida paciencia.

Deja de recordarme que odio ser tan paciente.


La paciencia es lo cosa más jodona que existe.

Mr Cookiedough dijo...

AWWWWWWWW
Ke HeRmozzOWWW!


jajajaja

Es broma, jamas me atreveria a escribir asi de una manera seria.

Lindo Post.

Un abrazo.

La Alicia dijo...

Och. Yo era TAN para tí.
¬¬
Creo que ahora sólo tendremos hijos. Hijos guapos.

elizz dijo...

Hola Ninja! Mi nombre es Elizabeth Alfaro y soy estudiante de comunicación en México, en la Universidad Autónoma de Coahuila. Actualmente estoy en proceso de realización de mi tesis de tiulación y lleva por nombre "Querido Diario" con el que pretendo conocer los usos y las gratificaciones de personas que utilizan los blogs personales

Tu blog me interesa, y me gustaría contactarte para realizar una entrevista de manera electrónica.

Te dejo mi correo: elity1417@hotmail.com o bien alfaqe@gmail.com

Espero tu respuesta!

De antemano gracias! :D

Kyuuketsuki dijo...

Hombre, personas como tú y yo le hacemos un favor al mundo siendo tan descaradamente guapos. Creo que lo menos que podemos exigir en una mujer ideal es que sea bonita.

Anónimo dijo...

Deja tu Mail o fb y comprobemos que tan idóneo eres ;)