jueves, 30 de octubre de 2008

Felices 22, querido Dexter

Y una vez más cumplo años.
En poco más de 2 horas, para ser exactos.

Y este año, decidí que en lugar de meterme en reflexiones quasi-filosóficas acerca de como mi cuerpo completó otra vuelta al sol, y ahora soy un año más viejo y más canoso; simplemente me tomaré un poco de tiempo.

Tiempo para pensar en lo que me dejó mi primer año de mayoría de edad internacional.

Y, por más que quería evitar el uso de frases cliché, me temo que será imposible, porque verdaderamente soy un año más sabio.

Este año en particular me dejó muchas cosas, y actualmente me encuentro en un periodo de transición un poco pesado: la irremediable verdad de que estoy madurando día a día, me pega cuando menos lo espero, y este año me ha pegado en dos o tres ocasiones en especial.

Este año me di cuenta de que, en efecto, los problemas más graves no son los que esperamos todo el tiempo, los que pensamos que inevitablemente nos caerán encima; y hasta creemos saber cuándo llegarán.
No, los problemas más feos llegan en la tarde de un martes cualquiera, mientras miramos la ventana de tarde lluviosa, sin saber que nuestra vida está a punto de ser transformada.

Este año me di cuenta de que aferrarse al pasado resulta una prácticamente sumamente improductiva, y de que, muchas veces, los caminos que creemos estar caminando dejaron de marcar nuestros pasos hace muchos años ya.
También aprendí que dentro de ese terrible sentido de abandono, podemos ver el nuevo sendero, que llevamos mucho tiempo recorriendo ya, y no nos habíamos dado cuenta.

Este año me di cuenta de que la nostalgia nunca nos deja nada, más que una fuerte opresión en el pecho, que siempre encuentra la forma de subir por nuestra garganta, y llegar hasta nuestros ojos, donde sale poco a poco en forma de lágrimas agridulces.
Aprendí que las sonrisas tristes que nacen de recordar viejos tiempos, no son más que una forma de reciclar nuestras antiguas experiencias, tratando de desempolvarlas para encontrarles una nueva utilidad que se ajuste a nuestra nueva realidad.

Lamentablemente, en unos años, esa nueva realidad será también desempolvada mientras nuestros ojos se llenan de agua.

Este año me di cuenta de que, por más optimistas y esperanzados que seamos, volveremos a caer: porque por más que queramos confiar en nuestro corazón, eventualmente nuestro corazón nos mentirá.

Y hoy me encuentro parado aquí, en el umbral de un nuevo año, tratando de mentalizarme para entrar en él.

Hace poco yo tenía 3 años, y no podía esperar para cortar mi pastel en forma de dados.

Hace poco yo tenía 10 años, y lo único que me importaba era abrir mis regalos.

Hace poco yo tenía 15 años, y pensaba que el tiempo no pasaba, y que las cosas no cambiarían nunca.

Hace poco yo tenía 17 años, y lo que más deseaba era que esos días duraran para siempre.

Hace poco yo tenía 20 años, y me emocionaba pensar en las 365 hojas en blanco que estaban delante de mí.

Hace poco yo tenía 21 años, y me encontraba enfrente de este mismo monitor, sintiendo como que lo sabía todo, y que no podría equivocarme jamás.

Y ahora, a los 22 años, me doy cuenta de que no sé nada, de que las cosas están cambiando más rápido de lo que nunca pensé, de que nada dura para siempre, y de que dentro de un año voy a estar sentado aquí mismo, leyendo este post, y pensando en todo lo que he aprendido.

Así que, lectores imaginarios, ésta es mi manera de despedirme de mi pasado, de mis nostalgias; y sobre todo de mis 21 años.

Felicidades a mí.
Espero que estos 365 días sean de los mejores de mi vida.

16 comentarios:

arpibitch dijo...

te acuerdas cuando eras un baby dexter garnachas y solo kerias comer quesadillas de huitlacoche?? jajaj ntc. muy chido tu post , lo padre es disfrutar lo mas que se pueda y tener la disposicion de hacerlo .
muchas felicidades !!! millones de abrazos!!

Ninja Peruano dijo...

Jajaja nunca fui un baby Dexter garnachas.
Eso era una galletota, por ultima vez!

Gracias, se les quiere mucho ^_^

Lenna dijo...

sapoooooverde (sensual) eres tuuuuuu sapoooooverde (sensual) eres tuuuuu sapooooverde (sensuaaaal) sapoooverdeereeeees (sensualísimo) tu!!!

Yo sólo quiero desear(te) un feliz año y que todos tus deseos y planes (aún los de conqistar al mundo) se cumplan.

Los 22 son los más sensuales y chidos de los veintes (je, es que el 22 es mi número favorito)

Jvr dijo...

Felicitations.
Ya nos empedaretions al rato.

Y no te apures, que a partir de los 22 y hasta... supongo que los 27, todo se siente muy igual.

Excepto cuando sales de la escuela, pero eso lo puedes aislar de la edad.


Y la ventaja de que eso se siente muy igual, es que ya no sientes remordimientos en presentarle amigas a tu primo viejo y barbudo... porque es como si ya no fuera viejo.

Andrea dijo...

Y luego cuando cumplas 27 te vas a dar cuenta de que tu cumpleaños 22 pareciera que fue ayer. Y que los años son mucho meas cortos cuando se miran para atrás que cuando se miran para adelante.

Qué cosas, verdad?
Disfrútalos!

Muchas felicidades!!

Miguel Matus dijo...

Hola Ninja, Te mando un fuerte abrazo cibernético por tus tiernos 22. Sé, aunque también lo deseo, conserves siempre esa chispa tal característica tuya y veremos dentro de poco un extraordinario publicista. Felicidades

silvestre dijo...

Todavía recuerdo a ese niño gordito que nació con una carcajada; recuerdo a ese otro capaz de comerse sin inmutarse un barquillo casi más grande que él enmedio de la escandalera y los pelotazos de un montón de niños mayores. Tenemos, quienes vivimos cerca de ti, el placer de oir tu risa y de disfrutar tus ocurrencias, aunque de cada dos palabras que digas, tres sean groserías. ¡Felicidades! Ojalá y cumplas muchos veintidós con esa paz. Tu mérito no es hacerte más viejo, sino hacerlo en paz y feliz.

Ninja Peruano dijo...

Muchas gracias a todos. El mejor regalo es estar rodeado de gente como ustedes.

kLetus dijo...

Mi querido Ninja, muchas felicidades, disfrutalos, cuando llegas a los 28 como un servidor te das cuenta que los veinte's se te fueron en putiza, si, ya mero piso los 29 asi que ya se me va el tren, disfrutalos.

Lady Vendetta dijo...

yo aun recuerdo a ese niño gordito que se comia mi lunch en la escuela, recuerdo tambien a aquel chamaco latoso de 10 años que solo queria abrir MIS regalos en mi cumple, recuerdo a otro de 15 q me caia muy mal, recuerdo al de 17 que intentó ligarme en un antro, recuerdo al de 20 que me intentó vender drogas en la biblioteca del CUM y recuerdo al de 21 que ps un buen dia se me acercó y me dijo "oye estudiaste en el CUM?, yo tambien!" y pues de todos esos recuerdos el único que tiene que ver contigo es el último, espero que t hayas divertido y pues que sigas divirtiendote por muchos años, digo, de eso se trata esto no? Felicidades Ninja, un abrazo grande grande

Ninja Peruano dijo...

Kletus: Y dentro de poco, me contarás como los 30 también pasan volando... así es la vida.

Padawan: Ya decía yo que lo de las drogas en el CUM no sonaba a mí...

Miss Mac Lovegood dijo...

Preocupate si a los 64 nadie te alimenta ni te necesita...
Pero nosotros lo haremos seguramente!!!

Felicidades (Sí, ya se que fue el 31)... miraste tu cara de libro??? ^.^

Bueno, eso era todo... no te sientas viejo... yo entrare a los 20 y me siento mal... =(

Miss Mac Lovegood dijo...

Pero es por los sensualisimos como tu que tengo esperanzas de llegar a los 20! (Y mas si se puede)

Anónimo dijo...

Hola!!!Un poco despues pero vale.
Lo único que te puedo decir es FELICIDADES!!!!, y espero y deseo que cumplas muchos años más, en los cuales puedas brindarme de tu sabiduria!!
Pues ando en los 20 y tus experiencias me enseñaran mucho.jaj
Atte
Tu fiel Fan!!

chokö dijo...

Y lo que falta... los años pasan màs ràpido, yo ya casi voy a cumplir 25 y me da miedo ver que mi juventud no ha sido lo que esperaba, pero ojalà no pase eso, y creo que lo mejor es no esperar nada.

la vida es lo unico que realmente tenemos y cada año nos damos màs cuenta de esto.

la blogòsfera (esta rechistoso ese tèrmino) no serìa lo mismo sin ustè. y aunque lo conozco de teclas pa fuera gracias, porque al leerle es inevitable verme reflejado en màs de alguna de tus vivencias e historias y eso es muuy divertido y terapèutico. y en otras que jamàs me pasaron simplemente ma haces feliz (en el sentido menos gay), siga escribiendo y cumpliendo años.

orlandO dijo...

Pues Felicidades hermano, un poco tarde pero que te la sigas pasando de poca!!