jueves, 3 de abril de 2008

El arte de terminar con una vida

Hoy, por azares del destino, me encontré a mi mismo sentado en una silla demasiado alta, teniendo una conversación acerca del suicidio.

Personalmente, yo jamás lo haría.
No porque me parezca una forma cobarde de irse de este jodido mundo, ni por miedo al afterlife (que por cierto, siempre me ha parecido algo así como un after-party, pero más de eso en un post futuro), ni por nada de nada.
La verdadera y única razón por la que yo jamás me suicidaría, es simplemente la falta de glamour.

Neta, el día que parta de este planeta, va a ser de la manera más elegante que pueda existir.
Flotando en un lago lleno de flores de colores, mientras rayos laser me dan una última despedida, con un saludo de 21 cañonazos mientras una banda marcial toca la canción de "Monster Mash", asesinado de un balazo mientras doy un discurso que lidere la rebelión contra el gobierno opresivo chino, no lo sé; algo digno de contarse en los libros de historia del futuro.

Pero... ¿suicidarme?
No, gracias, no fumo.

Que mis padres me encuentren con un hoyo en la cabeza y mi hermoso hermoso cerebro goteando lentamente en el piso... como que no.
O empastillado... caray, perder control de esfínteres y que me vean tirado en mi cama apestando toda la casa... no, neta no.

Creo que el mayor problema que le veo al suicidio es que no alimenta mi ego.

Deben de existir formas más chingonas de matarse.

Como por ejemplo, Virginia Woolf, que se llenó las bolsas de piedras y se metió caminando a un lago una noche de luna llena.
Sí, eso es irse con estilo, chingao.
Si la luna estaba parcialmente tapada por nubes, y los grillos chillaban pacíficamente en los pastos cercanos, entonces creo que no hay mejor manera de salir de esta vida.

O, caso contrario, tenemos al chino loco que mató un chingo de gente en una escuela el año pasado. Uh... no me acuerdo como se llamaba.
Seguro era algo como Fu Tan Chen o Ti Pou Ren.
No veo la necesidad de matar más gente si ya te vas a matar tú.
Pero claro, era chino, así que estaba resentido.

No lo sé... tengo mucho en qué pensar.
Creo que si me tuviera que suicidar, lo haría en la forma más macha posible.

Como por ejemplo, amarrar al techo una cuerda de piano bien afilada y hacerle uno de esos nudos suicidas (que por cierto, no sé hacer, gracias a que nunca fui a los Boy Scouts); después meter la cabeza al nudo, ponerme Resistol en las manos, poner una mano en cada oreja, y brincar de una silla.
Así, la cuerda de piano me cortaría la cabeza, pero yo tendría las manos pegadas a ella.

Cuando Grissom entrara a verme, diría: "¡Oh Jesús!, ¡Ese sensual sujeto se arrancó la cabeza con sus propias manos! ¡Qué varonil de su parte!".

Y así, señores, es como me voy a ir de este mundo.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

conclusion: suicidate para que el negro sexy de CSI pueda leer tu blog

Ninja Peruano dijo...

Negro sexy?

Hmm... tentador.

¿Donde venden cosas de piano?

Jvr dijo...

Para agregarle efectividad al truco, podrías amarrar otra cuerda a la primera y prenderle fuego, de manera que después de que te cortes la cabeza, la cuerda se queme y desaparezca y en verdad crean que te arrancaste la cabeza.

Deja tirados en el piso media lechuga, una botella de gel para afeitar, una batería de coche, un gancho, un pedazo de papel cascarón cortado en hexágono perfecto (pero ninguna navaja o tijeras cerca), una calculadora prendida mostrando el número 17835, una revista con un artículo de los nuevos edificios en china, y un periódico abierto en los anuncios clasificados donde hayas marcado con plumón morado un anuncio de "se solicita chofer". Anota ahí también el nombre "Gerardo" y un teléfono de larga distancia de la India.

Así el negro sexy pasará años enteros tratando de descifrar qué significa todo eso y pensando en si alguien te mató o te hipnotizó para que lo hicieras.

Ninja Peruano dijo...

Jajaja no mames, me cague de risa con eso.

Y si arrestan a algun Gerardo inocente, mi mision estara cumplida.

Moncha dijo...

No te quieras pasar de listo Ninja! Grissom descubriría tu jugarreta tarde o temprano!!!

Pitirijas Mcloud dijo...

Nel, lo más que puede pasar es que llegue un gordo de la procu, en una combi 81, vea tu cuerpo y le recuerde su torta de queso de puerco o un pozole. Agare al primer pendejo que vaya pasando fuera de tu casa y lo indicie culpalbre...
Eso es efectividad en el sistema Judicial Mexicano Chingao!

Andrea dijo...

Pero tú no te agüites hermano, el gordo de la procu puede ser sexy también.

Ninja Peruano dijo...

Moncha: Tienes razon... nunca hay que subestimar a Grissom.
Veria el tipo de gusanos que se comen mi cuerpo y deduciria que todo fue un plan tropical para ganar fama.

Pitirijas: Tal vez el gordo tenga un compañero chino, y sea como un Rush Hour (region) 4

Andie: Puede ser un gordo negro sexy?

chokö dijo...

amèn.

Lo menos que podemos hacer es dejar un sexy cuarpo en buen estado al morir, muchas preguntas al aire, un par de amantes que nos extrañen y un puñado de chinos muertos (no sè còmo pero bien muertos).

Ninja Peruano dijo...

Nunca he estado mas de acuerdo con algo

kyo-sama dijo...

jajajjajajajajja!!!! pinche chamaco mamón!!! jajajajaja! que bueno estuvo eso...=)