sábado, 22 de diciembre de 2007

Post navideño

Y una vez más, me encuentro enfrente de mi monitor, mirando mi teclado con cara de "¿Por qué hay migajas rosas en mi teclado?" mientras me pregunto qué diablos voy a escribir hoy.

¿Qué diablos voy a escribir hoy?

Ya tengo el nombre de mi post, así que supongo que ahora tendré que escribir sobre algo navideño.
Alguna aventura Alaskiana con perros, trineos, explosiones y espionaje ruso.
O alguna historia de cómo Santa Claus murió linchado con bolas de nieve, resultado de una orgía pedófila, y ahora está condenado a pasar el resto de la eternidad repartiendo juguetes frívolos a niños vícuos alrededor del globo.
O como Sabrina Sabrok está a 3 operaciones de ser la mujer más chichona del mundo.
O de como llevaba mucho tiempo sin usar la palabra chichona.

Sí, todo eso es muy navideño, pero no me inspira demasiado. Excepto lo de las chichis, pero eso es porque me gustan las chichis.

Veamos...veamos... navidad. ¿Qué es la navidad?
Al año, es babear, ensuciar tu pañal, llorar, y hacer todo lo posible por que todos los adultos pasen un mal rato.
A los 5 años, es muchos juguetes. Llevabas meses deseándolos, cada vez que los veías en los anuncios de canal cinco, y ahora por fin son tuyos. ¡Sí!
A los 10 años, son vacaciones. Levantarte tarde y molestar a tus papás todos los días para que te dejen abrir tu regalo antes y puedas jugar mucho Super Nintendo (sí, esto es una proyección de mi vida, felicidades, son muy observadores).
A los 15 años, es poder alejarte de tus compañeros tarados de clase, y cada día que pase es un día menos de libertad. Ah, y pavo.
A los 20 años, es un iPod nuevo. Y pavo. Y posadas. Y Guadalupe-Reyes. Y cohetes.
A los 25 años es... algo que no he experimentado, pero espero que involucre muchas cosas obscenas con modelos suecas. Y pavo.

Y bueno, creo que después de darme cuenta de todo esto (porque en realidad voy escribiendo las cosas mientras las voy pensando, así que me acabo de dar cuenta de todo esto), sólo puedo llegar a una conclusión:

Me gusta Peter Petrelli.
Aha, y ustedes creían que iba a hacer mi post navideño sin mención de Peter Petrelli. Qué ilusos son.

No no, pero ya en serio, dejándome de mariconadas, la verdadera conclusión es que no tengo ni la menor idea de lo que significa la navidad.
Sí, ya sé que es la celebración de cumpleaños de Jesús Cristo, y que nos debe recordar que murió por nuestros pecados (aunque en ese entonces yo no había pecado, creo), y que prendemos tres velas moradas y una rosa mientras cantamos villancicos y hacemos muñequitos de galleta, y todas esas cosas, pero en serio, ¿qué significa la navidad?

  • Significa que las casas se adornan con foquitos chingones.
  • Significa que las botargas del Dr. Simi usan gorro de Santa Claus mientras bailan reggaeton.
  • Significa que las personas tienen la oportunidad de ponerse hasta la madre con alcoholes baratos. Digo, igual que todo el año, pero ahora tienen pretexto.
  • Significa que la televisión se llena de caricaturas viejas y maratones de Titanic.
  • Significa que el pueblo ese que fabrica cohetes se va a incendiar, como cada año.
  • Significa que Centro Coyoacán va a estar atascado, y me va a poner de malas.
  • Significa que tengo que pensar en una buena forma de ponerle piquete al ponche que prepara mi mamá.
  • Significa que muchos pavos inocentes van a morir por la patria.
  • Significa que van a volar muchas mentadas de madre por la falta de frío navideño en nuestro país desértico.
  • Significa que una vez más voy a estar en números rojos por comprar regalos navideños.
  • Significa que hay que convivir con la familia, y que las frases más usadas serán "¡Pero que grande estás!", "¡Vaya! Nada más te vemos una vez al año, ya ven más seguido, ¿no?", "Perdón por no darte regalo, pero es que este año estuvo de la patada", "Abuela, ¿dónde está el pavo?", "Mira mi nacimiento, me quedo rebonito", "Creo que ese gato me está viendo feo, ¿crees que esté planeando algo?".
  • Significa que la gente se dividirá en dos: los que son muy felices y andan por las calles deseando alegríaalegría a todos, y los que se pondrán de malas y repetirán cuánto odian la navidad constantemente. Ambos tipos de personas me caen mal.
  • Significa que mi inbox se empezará a llenar de mails navideños y presentaciones de Power Point condenándome al infierno por no creer en Dios.
  • Significa que engordaré como 5 kilos, igual que en cada diciembre.
  • Significa que de alguna forma acabé sucumbiendo ante la presión social y ahora estoy escribiendo un post navideño.

La lista sigue y sigue.

Y creo que aquí es la parte donde yo les tengo que desear felices fiestas a todos (decir feliz navidad es políticamente incorrecto, porque no sé si ustedes son cristianos, o judíos, o musulmanes, o ateos, o PeterPetrellistas, o Abo) y decir que les deseo lo mejor siempre y les agradezco por ser parte de mi vida.

Pero no.

No lo haré.

Todo el mundo lo hace y no me gusta ser parte de la masa.

Lo que sí voy a hacer, es decirles que espero que se la pasen chido en estos días de vacaciones, que ojalá se pongan hasta la madre e insulten a su jefe (en estas fiestas, tienen el derecho de hacerlo sin que los corran), y que les deseo que su arbolito navideño (o rama con una esfera, en caso de que ustedes sean Charlie Brown) esté llena de regalos inútiles, porque los regalos inútiles son la llave de la felicidad.

Yo, mientras tanto, estaré ocupado viendo a Café Tacvba, regalándole cosas cursis a Dzz, evitando a ex-novias intensas, visitando la casa de mis dos familias, jugando Mario Galaxy y deseándo que Peter Petrelli venga una noche y me lleve a volar con él, no importa a donde, pero seremos muy felices.

Me despido con una frase de sabiduría invaluable:

"Si de esta agua no has de beber, déjala correr"

Felices loqueseaquecelebren a todos.

9 comentarios:

Fer, alias Nacha dijo...

Yo sé q tu eres políticamente correcto y q eres un sol y hay mucho amor en tu corazón, pero Ninja...
ODIAMOS A LOS JUDÍOS. Y MÁS A LAS JUDÍAS.
Yo soy OrlandoBloomista, pero anyway, Nacha respeta. A todos menos a los judíos.
(ojalá y ningún Amigo Imaginario lo sea)

Ninja Peruano dijo...

Hmm... en realidad no soy políticamente correcto.

En realidad odio a la gente en general. Judí@s incluídos en el paquete.
Y negros, chinos, arios, latinos, etc.

silvestre dijo...

shalom amigos

Ninja Peruano dijo...

Wow... que... profundo. jajaja

Gaby Gaby dijo...

QUe te puedo decir, a los veinticinco navidad es: escribir post desde el trabajo, porque no hay vacaciones y en víspera de navidad hay que trabajar!!!
Así que no te ilusiones mucho ehhh... con los años vienen las responsabilidades asi que disfruta cada instante del ahora.
LO que si no variará con los años, es el cariño por las cosas que haces durante estas fiestas, así eso signifique solamente, "echarle más licor" al poche de tu mami.
Felices fiestas. Feliz Navidad.
Besos

Ninja Peruano dijo...

Y a los 85 la navidad estara llena de pañales otra vez, caray, es un ciclo...

claudia dijo...

hey tonto!! me gusta mucho leer tu blog!! me hace reir!!

gracias por el mail navideño!!

felicidades a ti y a tu familia!!

te adoro!!

Andrea dijo...

Lo que apesta de la Navidad a los 25 es el maldito trabajo y la falta de vacaciones.
Necesito vacaciones!!!

Moncha dijo...

Lo único padre que TENÍA la Navidad, era el frío, y como bien dices, éste año de plano desapareció. AHORA sí, la Navidad no vale nada...buaaaaaa