miércoles, 3 de febrero de 2010

De historias pendejas y fríos inhumanos

Como todos los que vivimos en el D.F. sabemos; el día de hoy, el clima estuvo de la cola.

Vientos impresionantemente fuertes, lluvia castrosa todo el día, temperaturas bajas, y ocasionales salidas de un Sol frío y quemante: clima londinense, atrapado en una ciudad claramente no-londinense.

Ahora, mi historia que no es historia, comienza hoy en la madrugada.

El reloj marcaba las 2 de la mañana, y yo apagué mi computadora, y me dispuse a dormir.

En ese momento, me di cuenta de que ya estaba haciendo bastante frío.
Pensando en las pocas ganas que tenía de levantarme a las 5 30 para bañarme antes de ir a la escuela, decidí que sería mejor idea bañarme en ese momento, y así poder despertarme sin frío, y un poco más tarde.

Todo iba bien. El agua estaba calientita, y yo era feliz, porque por primera vez en todo el día, mis manos no estaban estúpidamente frías.

Justo cuanto había terminado de enjabonarme el cabello, escuché un fuerte "BZZZZT!" afuera de la ventana de mi baño.
Segundos después, la luz se fue.

"Who dat? God hates me dat", dije, a nadie en particular.

Mentando madres, agarré mi toalla, y salí de mi regadera. Mojado y enjabonado.
Y con un chingo de frío.

Dando tumbos, fui estrellándome contra todas las cosas de mi cuarto. Uno pensaría que para estas alturas, ya sabría dónde están todos los muebles; pero no.

Segundos después, encontré una lámpara. Me disponía a meterla al baño para medio alumbrarlo mientras me acababa de bañar.
Justo en eso, la luz regresó.

"¡Putísima concha de la madre Teresa!", grité, y aventé mi lámpara.

Enojado, regresé al baño, colgué mi toalla, y me metí a la regadera.
La luz se fue otra vez.

Me quedé en silencio unos cuantos segundos, incapaz de pensar en palabras lo suficiente obscenas para expresar mi indignación.
A todas prisas, me enjuagué, y le apagué al agua.
Medio me sequé, y me fui a dormir; seguro de que la luz regresaría pronto.

¡Pow!, ¡justo en la cara!
La luz de una linterna me despertó violentamente, lampareándome más feo que a un venado en carretera gringa.

"No hay luz, despiértate y apúrate, que ya es bien tarde", dijo mi mamá.

Soñoliento, enojado, y con mucho frío; me levanté de la cama.
Como pude, me vestí, me lavé la cara y los dientes, no me peiné, y salí de mi cuarto.
Hacer las cosas a oscuras es estúpidamente difícil, y lo odio.

Precisamente cuando estaba dando mis primeros pasos fuera de la alcoba, la luz regresó.
Era como si Jesús Cristo se empeñara en hacer mi vida miserable.
"Bien jugado, cordero de Dios, bien jugado...", dije, volteando hacia arriba.

Mi rutina normal continuó: llegué a Lawndale.
El piso estaba sumamente resbaloso, y yo he sido conocido por sufrir un par de accidentes; producto de mis Converse sin suela, y mi torpeza extrema de las mañanas.
Caminando como muñequito de cuerda, para no caerme frente a las chicas que acaban de entrar a primer semestre, llegué a mi salón.
Estaba estúpidamente frío.

Hecho bolita en mi banca para zurdos, sólo contestaba "chinga a tu madre, tengo mucho frío", cada vez que alguien me saludaba.
El mal clima me vuelve hostil, por cierto.

No pudiendo aguantar más en ese congelador que hacen llamar aula, salí al patio.
Gran error, hacía todavía más frío.

Podría haber regresado al salón; pero como antes de salir había dicho "¡Adiós zoquetes, los dejo en su trampa mortal, ilusos!"; el prospecto de regresar segundos después, aceptando mi error, no me pareció apetecible.

Una vez abajo, de vuelta en el piso resbaloso, me encontré con unas amigas.
Una de ellas traía una chamarra muy calientita, así que me le acerqué, abrí el zipper de su prenda abrigadora, y me metí yo también dentro de ella.

Upside: Ya no tenía tanto frío.
Downside: Tenía que soportar plática de mujeres.

"Dexter, ¿adivina qué me pasó ayer?", me preguntó una de mis amigas.
"¿Hmm?", le contesté, volteando a ver a las alumnas de nuevo ingreso, evaluando potencial futuro.

Mi amiga empezó a hablar de nolepuseatención. Después de unas cuantas palabras me dijo "oye, voltéame a ver, te estoy contando algo".

"Tú sigue hablando, te aseguro que no te haría caso ni aunque te estuviera viendo a los ojos", le dije.
Ella siguió con su historia. Creo que no me di a entender.

Cuando hubo un silencio de unos cuantos segundos, asumí que era mi turno de decir algo.
"¡Qué interesante!", exclamé.

Mi amiga volvió a hablar.
"Ah... tu historia no había acabado... ok, está bien, sigue...", le dije.
Ella siguió.
Jaque mate.

Después de un rato, regresamos al salón, porque el maestro ya había llegado.

Cagándome de frío, yo no podía poner atención a la clase.
Empecé a vaciar mi mochila, esperando encontrar algo con qué abrigarme; aunque fuera un periódico.
Debajo de un montón de bolsas vacías de papas, trabajos de semestres pasados, y hasta cajetillas de cigarros (curioso, porque yo no fumo); encontré mi salvación: una chamarra.
La única chamarra que tengo, además.

Recordé que hace unos cuantos días, un amigo me la había llevado a la escuela, porque yo la había dejado en su casa cuando salí a hablar por teléfono y él se puso tan pedo que cayó inconsciente, dejándome encerrado afuera de su departamento, con todas mis cosas adentro.

Feliz por mi descubrimiento, grité "¡a huevo!, y mi mamá me regañaba por nunca limpiar mi mochila... Dios bendiga mi desidia"
El profesor me ignoró (como ya es costumbre en mi escuela) y siguió con su clase.

Todo prosiguió sin pena ni gloria, durante unas cuantas horas; hasta que nos dijeron que saliéramos a break.

"Caaaarajo, ya está lloviendo...", exclamó un amigo, cuando salió del salón.
En efecto, la lluvia castrosa ya había hecho su aparición.

No le di mucha importancia al asunto, pensando que era de esas lluvias mexicanas que duran unos cuantos minutos, y que sólo sirven para ensuciar los coches y acentuar el frío.

El día de clases continuó en forma normal; y yo sufrí del mismo déficit de atención que todos los días.

Saliendo de la escuela, notamos que todavía seguía lloviendo.
Fuck me in the ass and call me Mr. Belvedere.

Harto del clima, harto del frío, y harto de resbalarme por culpa de mis zapatos, grité:
"¡Puta madre Thor, ya haz que deje de llover, carajo!"

Un amigo me volteó a ver extrañado, y me preguntó: "¿Thor?"

"Sí, Thor. El Dios nórdico del trueno. ¿A quién más le voy a rezar? Yo no creo en los Dioses maricas de aquí"

"Dioses maricas, ja. Te vas a ir al infierno.", me dijo.

"Chido. Al menos el infierno está calientito"

Odio el frío.
Lo odio.

41 comentarios:

Lou dijo...

Aaaaaaaaaaaaah, por fin entendí lo de el comentario de Esteban García en mi blog. Es que yo sólo recordaba que decía Esteeeeban, ja, sentía que te sentías importante... ¿Seguro que no eras tú? Jaja :)

Ninja Peruano dijo...

Segurísimo.
Firmar anónimamente no es mi hit.

Además, eso implicaría darle log out a mi cuenta, y todos sabemos lo poco que me emociona mover el mouse cuando tengo tanto frío en las manos.
Y'know.

Vain¡lla dijo...

Qué no te acuerdas que el infierno ya es frío también? Ya ves lo que pasa por no poner atención?

Ninja Peruano dijo...

Es que tú no estabas hoy.
Créeme, el infierno era calientito en comparación.

Señorita Morfina dijo...

Uy, y a mí tanto que me gusta el frío...

Por cierto, está del nabo eso de quedarse sin luz en la regadera... en la noche... con la cabeza enjabonada. Me ha pasado, pff.

besos;

Ninja Peruano dijo...

¿Cómo te puede gustar el frío?
Es horrible... entumece.

Janus dijo...

¿A quién se le ocurre bañarse a esa hora? Preferible no bañarse, que falta de sentido común.
Deberías cargar siempre con un periódico, dicen que funciona muy bien como aislante al meterlo entre la ropa.
A mi lo único que me encabrona de este clima es que el metro va más lleno y muchísimo más lento, hoy tuve que salir 45 mins antes para poder llegar a tiempo a trabajar.
Al parecer nos veremos en el infierno, tu por no creer en el niño jesus y yo por mentarle la madre a su padre, ja.

Razo dijo...

peor cuando te estas bañando y la puta regadera es eléctrica ¬¬.

brown dijo...

el cordero de Dios si save que hacer cuando quiere joder...ese wey es otro pedo

Adrian dijo...

¿Y por qué te saliste de la regadera cuando se fue la luz? Yo me hubiera terminado de bañar.

Xenomorph dijo...

En Toluca no ha dejado de llover desde hace ya 2 días, es una mierda y no te imagines el puto frío.

En fin, la entrada estuvo muy cagada... obviamente te muestra como un visionario:

<<"¿Hmm?", le contesté, volteando a ver a las alumnas de nuevo ingreso, evaluando potencial futuro.>>

Bien hecho.

Zorro de Terciopelo dijo...

Aaww, que jodido, poor you.
There there...

y estoy de acuerdo con Adrián, porque fuck te saliste de la regadera?

PeKe dijo...

JAJA. There, there. Genio.

Ninja, el frio es mejor que el calor y el sol que provoca dolores de cabeza. Es mucho más facil deshacerte de el, usa dos chamarras.

»»®€ђųץ™«« dijo...

Nope, soy fans del sol y el calor...

¿Quién no conoce a Thor?

"Bien jugado, cordero de Dios, bien jugado..." eso fue la onda

pinche frio gay...

allizzia dijo...

No, yo odio el calor. Y las lluvias realmente estresan, después de 3 días en que no recuerdas qué carajos es el sol.

Pero creeme que es peor cuando odias el calor, y cuando hace frío te la pasas pensando en esos días en que se la rayaste al calor multiples veces por que te hacía sudar mucho, y te daba el rayo del sol en los ojos, y luego te hacía pasar muchos calores... y luego te preguntan:

"¿No tienes frío?... ¿Por qué nos estás temblando?"

Now, that's creepie...

Bueno, entonces, me despido. Nos vemos en el infierno.

STELLA dijo...

Yo amo el frio, la lluvia, los charcos, los carros que pasan y te salpican agua puerca mezclada con aceite de carro YAY!!!

Entonce.... te vas a ir al infierno, no por no creer en Dios, sino por hablarle tan groseramente a Thor!

Deephardy dijo...

Pues yo a quien odio es al calor.
Si tienes frio, te abrigas; pero si tienes calor, quitarte la ropa no es bien visto (debería) y además, aunque te la quites puede que no cambie mucho.

BTW, que se vaya la luz cuando estás enjabonado es de lo peor.

Ninja Peruano dijo...

Me salí de la regadera porque odio bañarme a oscuras.

El calor es la onda, amo usar poca ropa; no sé por qué se estresan tanto.
Encuérense y ya.

Sam dijo...

También odio el frío, pero es buena excusa para acurrucarse, excepto si no tienes con quien acurrucarte lo cual te recuerda que... bueno ya sabes.

Cambiando de tema, estoy leyendo tu blog desde el principio, me asombro de las cosas que he descubierto, fotos, nombres, entre otros.

Ninja Peruano dijo...

Lo sé, he sido descuidado con mi información, ja.

La Alicia dijo...

Ahhh... regadera calientita, mojada y a oscuras...



Tengo frío ¬¬

Ninja Peruano dijo...

Yo también...

Ray dijo...

jajaja ay amigoooo todo te ha pasado con este clima!!! ya tenia algo de tiempo que no mironeaba por aqui...

Ninja Peruano dijo...

Sí, ya había notado tu ausencia, la verdá'

Crossbowmen dijo...

"Cagándome de frío, yo no podía poner atención a la clase.
Empecé a vaciar mi mochila, esperando encontrar algo con qué abrigarme; aunque fuera un periódico"

Definitivamente la mejor parte!!!

JAAAAAAAAAAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ

Saludos Bro!

Ninja Peruano dijo...

Te sorprenderías de saber lo útil que me ha sido en ocasiones precarias.

Kai dijo...

por qué las niñas emo aman el frío y la lluvia?

la culpa es de Edward Cullen y su estúpido Forks

Miss Strange dijo...

Yo pensé que amarías todo lo correspondiente a Londres junto con su clima!, que equivocada estaba yo. Y tal vez Thor no es tan efectivo! alguien más se debe encargar de las duchas sin luz y eso xD

Ninja Peruano dijo...

Kai: Porque son deprimentes, y ellas aman deprimirse.

Miss Strange: Si viviera en Londres, toleraría la lluvia, pero esto definitivamente NO es Londres.

la jesz dijo...

jajajajaja que risa, imaginé toda la situación, es horrible cuando se va la luz y sobre todo cuando te bañas, porque ya no sabes ni donde te tallas =P y ha de ser espantosomil cuando hace frío.

Por cierto es la primera vez que escucho, bueno mejor dicho que leo que un hombre odie el frío! A la gran mayoría el frío les da risa.

Pero bueno, si ya sé que estamos hablando de ti. En fin. Saludos =).

Ninja Peruano dijo...

Es que yo soy bien nena, esa es la verdad.

Olivia dijo...

comprate una chamarra, de esas gigantes y calientitas je=)

[MnS] dijo...

Bañarse a oscucuras es una delicia, lo hacía constantemente y es de lo más relajante que hay.

Lady Vendetta dijo...

definitivamente el clima londinense solo es chido si estas en londres, yo aplico llevarme la cobija a la escuela.

Ninja Peruano dijo...

Moly: Yo no uso chamarras. Me cagan.

MnS: Pero eso es por elección propia, lo mío no.

Padawan: En mi caso, mis cobijas no caben en la mochila...

DÆMOИ dijo...

Ah ya tenía tiempo sin comentar en (pero seguía visitando) tu blog.

Según supe terminaron las lluvias y el frío en el df (yo prefiero el frío al calor).

Creo que debo comentar mas seguido, y cosas mas interesantes, es domingo, la influencia del lunes no me deja pensar bien.

Saludos desde acá

Anónimo dijo...

Jajaja te imagine con carita japonesa y gotita en la frente... Algo asi O_o'

Asi en la regadera a oscuras.

Saludos!!

Alice (sorry, no se como conectarme a mi blog desde aqui)

Kyuuketsuki dijo...

Mijo, los dioses de aquí no son maricas, a menos que te refieras al católico actual. Los mexicas eran 1000 veces más EVIL que los vikingos.

Por otra parte, no seas nena: el clima frío es una chingonería.

Josie dijo...

Bah!, los capitalinos creen que eso es frio, ja!, vivan una semana en mi ciudad y se mueren, ese si es frio!
Me gusto eso de ''Dioses maricas'', jajajajaja, sii, el infierno es calientito U.U, pensare seriamente en ir...

Marie dijo...

Me identifico contigo en el odio al frío, por eso nunca podré vivir en Nueva York o San Francisco como había soñado. Joder. Hace dos semanas me vi en el consultorio de un psiquatra advirtiendole: "hace tanto frío que quiero morir, maldigo a Dios cada mañana por dejarme despertar". Atónito me ha recetado xanax, lexapro y clonazepam y mi vida ha cambiado, ahora soy muy feliz con todo y frio, jajajajaja. Creo que en Mexico las puedes conseguir sin prescripción si te ayuda de algo.

Anónimo dijo...

Eres un pendejo.. te dediqué 5 minutos y nada más pura mierda