sábado, 21 de febrero de 2009

Pedro y el lobo

Todos hemos escuchado la vieja fábula de Pedro y el lobo, ya sea por alguna abuelita regañona, por algún maestro harto de lidiar con nosotros, por algún libro con ilustraciones llamativas, o por Abo; pero el caso es que conocemos la moraleja:

Si gritas lobo y no hay tal, entonces al final del día un lobo te comerá a ti, a tus borregos, y a Platero, tu burro.
Habrá muchas personas cerca que te podrían haber ayudado, pero te ignorarán porque eres un niño molesto que rompe la paz y quietud del día con sus chillidos maricas de: "¡Lobo! ¡Lobo! ¡Queremos al comandante Lobo!"
Y todos vivirán felices para siempre.

Pero en fin, supongo que lo que la fábula nos quiere decir es que si somos tan pendejos como para engañar a las personas, cuando llegue el momento de hablar con la pura verdad, nadie nos creerá.
A final de cuentas, el lobo es puramente metafórico.
¿A poco no es lo más profundo que han escuchado en todo el día?

Desafortunadamente, habemos algunos cuantos tarados que no pusimos atención a las fábulas de nuestra infancia; y por eso siempre queremos tener los dos huesos, que el burro nos toque la flauta, vivir en casas de paja cuando hay animales sopladores; y también queremos gritar lobo cuando no hay ninguno a la vista.

Y de eso se trata la remembranza del día de hoy.

Verán: mi historia es acerca de sexo, muerte, romance, engaños, y gemelos malévolos.
Sólo que no contiene ninguna de esas cosas.

Quinto de prepa estaba empezando, y yo asistía gustosamente a mis clases. La causa de mi felicidad era la niña nueva que acababa de entrar a la escuela, y que, convenientemente, se sentaba junto a mí.
Desde que la vi por primera vez, caí rendido ante su mirada malévola y su sonrisa de dientes un poco grandes.

Y claro, siguiendo mis instintos, y guiado por mis genitales, decidí aplicar el aplique.
Con el transcurso de las semanas, yo me volví su amigo, y empezaron a haber algunas señales amorosas.

Aquí es donde el lobo entra a la historia.

Un día cualquiera, cuando esta niña y yo estábamos especialmente cariñosos, decidí llegarle.
"Oye, ¿quieres ser mi novia?", fueron las palabras exactas. El problema fue que en cuanto lo acababa de decir, se me encogieron las pelotas y me dió miedo escuchar su respuesta.

Justo antes de que contestara, yo le dije "ja, ¡te lo creíste!" y actué como si hubiera sido una broma.
Evidentemente no le hizo gracia, pero no pasó a mayores.

Pasaron un par de semanas en las que ella y yo actuábamos casi casi como si fuéramos novios; así que decidí volver a llegarle otra vez.
De nuevo, mis pelotas disminuyeron su tamaño, y antes de escuchar su respuesta, le volví a decir que era broma.

Yo sé, soy un idiota.

Y pasaron unas semanas más; pero aquí hubo otro inconveniente: un jugador nuevo se anexó al partido.
Había un tipo que empezó a aplicarse muuuuy feo con mi prospecto amoroso.
No me puse celoso, porque no era mi novia, así que dejé que las cosas pasaran.

Un buen día, en exámenes semestrales, una amiga llegó y me dijo que el tipo éste le iba a llegar a mi prospecto. Ese mismo día. En cuanto acabara el examen.

Ese fue el momento exacto en el que supe que yo también tenía que llegarle; antes que el pendejo ese.

Contesté mi examen a lo estúpido y lo entregué rápidamente; y después corrí hasta el salón donde ella estaba haciendo su examen (en semestrales nos separaban). La esperé como 20 minutos, hasta que por fin salió.

Como el otro tipo estaba merodeando la zona, decidí llevármela lejos, antes de que nos interceptaran.

Una vez que estuvimos en una zona más tranquila, le dije:
"Oye, me gustas, ¿quieres ser mi novia?"

Ella se me quedó viendo, y después me dijo "no lo estás diciendo en serio".
Sintiendo que mis acciones pasadas estaban regresando para morderme el trasero, le dije que sí, que sí era en serio.

"No te creo"

Empezando a frustrarme, le expliqué de todas las formas posibles que lo decía muy en serio, y que esta vez ya no era broma.
No sirvió de nada, ella repetía constantemente su mantra de "pues no te creo, ya me hiciste pendeja dos veces"

Fue una conversación de cerca de una hora; y nunca pude convencerla de que mis intenciones eran reales.
Siendo sinceros, me parece que la mujer me bateó en una forma indirecta.

Resignado, me retiré del lugar, y fui al cine con mis amigos.

Después me enteré de que el otro tipo le había llegado ese mismo día, y también lo bateó.
Good. Fuck him.

Y así, lectores imaginarios, termina una de mis tantas historias de fracasos amorosos.
La próxima vez les contaré el cuento de cómo me batearon junto a una resbaladilla.

En fin.

La moraleja del día de hoy es:
Si gritas lobo, acabarás frustrado sexualmente.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Wy eres un pendejo, neta estas muy kbron.Una vez aplike la misma pero a una exnovia y cuando ella dijo "sí" (con gran felicidad), le dije "no es cierto, era una broma" y creo k kedo muy desilusionada jaja

HMSTR
P.D. espero k cuentes lo k hiciste cuando al otro wey le dijo k si :o

Xenomorph dijo...

La historia sí tiene:

Sexo- obviamente sí hay, te frustraste sexualmente.
Muerte- se murió tu oportunidad romántico/sexual (otra vez, llegamos al sexo).
Romance - Aplica porque de seguro a ella llegó un momento en el que sí "la querías bien" =P
Engaños - ejem, sin comentarios por el título.
Gemelos malévolos - esos dos que se encogían cuando esperabas la respuesta y cambiabas de opinión.

Chales, me has timado... ¡No lo vuelvas a hacer Pedro... digo... Ninja!

Jajajajaja

Ninja Peruano dijo...

Ay HMSTR... si tú fuiste mi hombro para llorar.
No te acuerdad porque estabas bien pedo.
Atte: Tu cuarto mejor amigo.

Xenomorph: Caray... soy más profundo de lo que pensaba entonces.

Lorena Ceballos dijo...

Worales, pues nunca me ha pasado, pero se me hace que yo si te hubiera creido, pero te hubiera dicho que te contestaba en una semana o algo así, para que sufrieras un poco.

Ninja Peruano dijo...

Contestar tortura psicológica con tortura psicológica. acaso era tan difícil?

Miss Mac Lovegood dijo...

Jajaja... pobres pelotas.
En serio OUCH!

Las del otro tipo no, qué bueno por inoportuno!

Ninja Peruano dijo...

Ja, en realidad el otro tipo sólo tenía UNA pelota.

Le decíamos el monociclo.

Lenna dijo...

Marica...
Eso no es sensual.
Jum.

Orland0 dijo...

Me imagino que la frustración ya desaparecio, pero Pedro ¿que sucedio con la chica...? ¿ya no seguiste insistiendole?

Saludos

Ninja Peruano dijo...

La historia después de eso es larga y tortuosa.

Dani Sonrisas Màgicas dijo...

nel...yo digo que no era una aprovechada...yo en su lugar, en la primera vez de "quieres..." y luego no, con inteligencia hubiera contestado "nooo, ahora me cumples"...lo que es no aprovechar las oportunidades de la vida!!!

Ninja Peruano dijo...

Jajaja ves?
Si hubieras estado ahí, me hubieras ahorrado un trauma severo.

Marifer dijo...

aaay pinches hombres!!! la verdad te lo mereces!!!

Ninja Peruano dijo...

Probablemente sí, pero me sigue afectando porque yo soy yo.

Rodrigo dijo...

¿Lobo estás ahi?

Blog de Rodrigo... dijo...

Nooooo, me estoy bañado.

Lobo dijo...

No no, resulta que sí estoy aquí.

Boo.